El taller de Rianxo que inventa máquinas para Pepsi

Lacambra trabaja para grandes firmas a nivel nacional e internacional. Entre sus creaciones figura un innovador equipo que fabrica cuerda de mejillón


Ribeira / La Voz

No hay reto inabarcable para Talleres Lacambra, una empresa capaz de fabricar cualquier tipo de máquina para hacer posible lo imposible. Su versatilidad para buscar soluciones a los problemas más diversos ha trascendido fronteras, llevando a esta compañía, pequeña en tamaño y grande en ideas, a trabajar para grandes multinacionales a nivel nacional e internacional. De sus instalaciones han salido máquinas para Ferrovial, Pepsi o Coca-Cola, diseños específicos para dar respuesta concreta a necesidades especiales.

El corazón que mueve los motores de Lacambra es José Manuel Mato Rodríguez, que inició su andadura hace unos 40 años, empezando a trabajar en el taller de reparación de motos que tenía su padre en Cespón, en el municipio de Boiro. Con el tiempo, el negocio fue ampliándose, dando cabida al rectificado de motores de coches y barcos. Pero esta actividad no llenaba las ansias creativas de José Manuel Mato que, buscando expandir sus conocimientos, se marchó a Barcelona. A su regreso puso en marcha Talleres Lacambra, que lleva más de 25 años de actividad incesante: «Elegí esta denominación porque es el apellido de la persona que me enseñó».

Afirma su propietario que puede hacer cualquier tipo de pieza: «Veo muy fáciles las soluciones imposibles. Lo que fabrica todo el mundo no nos interesa».

 Cañones de rifles

Son múltiples los ejemplos de la ingeniería que sale de sus instalaciones, ubicadas en el polígono industrial de Rianxo. José Manuel Mato explica que es el artífice de la primera máquina del mundo «que realiza sola la cuerda de mejillón a partir de redes usadas».

Electrónica, neumática, mecanizados, soldadura, cualquier aspecto vinculado a la fabricación está al alcance de esta firma. Entre sus clientes figura, por ejemplo, una empresa americana de construcción de rifles, que le encargó la invención de un aparato concreto para la realización de unos cañones.

Con solo media docena de empleados, José Manuel Mato comenta que muchas veces puede invertir meses en idear el mecanismo que dé respuesta al pedido recibido: «Llego a realizar decenas de bocetos. Mi cabeza es una máquina que no deja de pensar».

La preocupación por el medio ambiente también figura entre sus preocupaciones y José Manuel Mato se siente especialmente orgulloso de la invención de un dispositivo de limpieza que, explica, «puede reutilizar el agua y el detergente un centenar de veces diarias durante mes y medio».

En la actualidad, uno de sus encargos procede de Pepsi, que le ha encomendado buscar una fórmula que permita incrementar el número de refrescos que pueden incorporarse a cada caja sin modificar el tamaño de los envases ni de los recipientes contenedores. Resulta difícil encontrar compañías tan versátiles, capaces de trabajar para sectores tan dispares como el aeronáutico, textil, naval, ferroviario, aeronáutico o eólico. Precisamente de una compañía dedicada a la producción de energía procedente del aprovechamiento del viento provino otro de los recientes encargos recibidos por Talleres Lacambra, concretamente una pieza destinada a las aspas.

Hasta una compañía venezolana le pidió un aparato para la limpieza de cualquier tipo de probetas. Como explica José Manuel Mato: «Estamos mejorando constantemente». La superación es el engranaje de sus motores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El taller de Rianxo que inventa máquinas para Pepsi