Fernando Cueto: «Tener un despacho más grande puede beneficiar a mi ego, pero no al negocio»

El director general de Genesal Energy quiere que el futuro de la compañía pase por su expansión y por profundizar en la industria 4.0


Redacción / La Voz

De trato correcto y con un marcado acento argentino, el director general de Genesal Energy, Fernando Cueto Fernández (Sada, 20-12-1948) , mantiene la entrevista en un tono serio, y a medida que avanzan los minutos dibuja alguna sonrisa. Es un gran conversador y un auténtico filósofo.

-¿Cómo se lleva una multinacional desde Bergondo?

-Es una micromultinacional. Pequeña desde el punto de vista de lo que puede ser una multinacional, pero con presencia en unos 30 países de los cinco continentes. Nuestro horario muchas veces es menos siete horas y más siete horas. Empezamos a trabajar con el sudeste asiático y acabamos con México y Perú. Trabajamos para Siemens Alemania, que nos ha homologado, y para Orange. También hemos hecho máquinas para la OTAN. Somos proveedores de Red Eléctrica de España, de Renfe y del Ejército español. Ya es hora de que perdamos ciertos complejos. El trabajo si se hace bien, es reconocido.

-La plantilla...

-Tenemos 20 mujeres y 50 hombres, aproximadamente. Hay departamentos que son femeninos...

-¿Por qué divide femenino y masculino?

-Nooo, por nada. El género humano son mujeres y hombres y gracias a las mujeres están los hombres... si no, el tema sería muy complejo. Me refiero a que, a pesar de que nuestra actividad es industrial, hay mujeres en ingeniería, administración, finanzas... La mujer es el elemento socializador; aglutina la familia. A veces pienso que nos estamos olvidando de la importancia de la mujer como ente de integración, de estabilidad. Claro que hay temas muy importantes a resolver, por supuesto, pero la mujer es como ese tipo de argamasa que mantiene toda la estructura social, da estabilidad.

-Por dejarlo claro, la mujer puede ser ingeniera, entiendo.

-Claro, y lo he dicho. Son dos temas independientes. En educación hay mayoría de mujeres. Son formadoras de formadores. Han demostrado su capacidad. Poco a poco... bueno mejor diría que a pasos agigantados están tomando su lugar. Pero hay actividades en las que ya son líderes.

-Cualquiera no puede contar anécdotas por ser proveedor de la OTAN.

-Uno de los ensayos de los equipos que diseñamos para la OTAN pasaba por que las máquinas tenían que estar 72 horas a 32 grados bajo cero y después arrancarlas sin ayuda. Y para eso se necesita un combustible especial (ártico) o combustible de aviación. Con el gasoil normal no se podía hacer la prueba porque se convertía en sólido, y no había forma de arrancar. Fue difícil que la gente de la OTAN entendiera el problema. Buscamos y al final conseguimos gasoil de aviación. También tuvimos que meterla en una máquina que produce lluvia equivalente a 2.500 litros por hora. Hicieron otra prueba de traqueteo, otra de caída libre a medio metro de altura. La máquina puede estar bien al principio, pero tras el castigo podría haber habido algún desajuste. Salió perfecta.

-Tiene un minidespacho.

-Tengo el despacho con el tamaño que necesito para ser operativo. Tener un despacho más grande puede beneficiar a mi ego pero no a mi facturación. Uno de los problemas graves que tiene el ser humano es dominar su ego y no al revés.

-Recordaba antes la frase de Ortega y Gasset: «Argentinos, a las cosas»

-Sí, y podemos extrapolar y decir: Gallegos, a las cosas. Vamos a buscar un común denominador, vamos a acordar estos puntos y vamos a ir a por ellos. Al año de la puesta en marcha de esta empresa, no servíamos máquinas a Siemens o a la OTAN. Fuimos evolucionando como lo hacen las personas, hasta que alcanzan su madurez. Galicia tiene que ser consciente de sus capacidades y tiene que querer desarrollarlas. Aquí he visto gente tan capaz como en cualquier otro lugar del mundo. Pero a esas personas hay que coordinarlas, y tienen que querer colaborar.

-¿El proyecto más difícil?

-El de la OTAN fue complejo y luego ha habido otros complicados también para ciclos combinados. Recientemente las máquinas que están saliendo para Chile, que tienen un grado de insonorización muy elevado para su tamaño.

-Un grupo electrógeno puede estar en un hospital. ¿Pensó usted en algún momento que si falla puede morir mucha gente?

-Desde hace tiempo nosotros hemos propuesto que cuando son máquinas para hospitales la potencia se fragmente para hacer grupos en paralelo. En el hospital de Vigo son seis máquinas que trabajan en paralelo; en el de León, lo mismo. Si una falla, el problema se circunscribe a ella, pero el resto siguen entregando [energía]. Así paliamos uno de los factores de riesgo. Luego está el criterio del proyectista. Decidirá si deja un margen de seguridad, si sobredimensiona la potencia o cómo repartirá la energía en el hospital. Yo he estado en un hospital y ese es un punto que me preocupaba, antes y después de entrar en el centro sanitario. Creo que lo que menos gracia le causa a una persona es sentirse dependiente e insegura.

-El fracaso...

-Es parte de la vida. Es el aprendizaje. Recuerdo que a los romanos cuando entraban triunfales en Roma les recordaban que «todo triunfo es pasajero» y todo fracaso, también. Lo importante, como dicen los orientales, es el camino. Empezarlo, andarlo, saber que vas a tener dificultades y tratar de que no te saquen del sendero. La parte positiva del fracaso pasa por analizar lo que no previste y deberías haber previsto para que no te ocurriese el hecho. No hay persona que no haya tenido un fracaso en su vida, y eso como mínimo porque si fuera uno solo no habría problema, el tema es que son más de uno (se ríe) y a medida que el tiempo va pasando hay menos oportunidades para corregirlo.

-Y el éxito.

-La constancia, el trabajo perseverante.

-Plan estratégico

-Pasa por tratar de expandirnos, tratar de desarrollar nuevos elementos. Profundizar en la industria 4.0, desarrollando sistemas de microredes. Imagínese empresas que están funcionando fuera de la red y energéticamente son autosuficientes. Aserraderos, explotaciones agrícolas, resorts ... pueden instalarse en zonas lejanas a un núcleo de población , y que con estos equipos tienen energía. Ello permitirá asentar núcleos de población, dar estabilidad social respetando el medio ambiente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Fernando Cueto: «Tener un despacho más grande puede beneficiar a mi ego, pero no al negocio»