El hombre que le ganó a Hacienda al póker

Ignacio Doce, el abogado que defendió al jugador al que dio la razón el Tribunal Superior sobre las deducciones en su IRPF, considera que la Justicia llega tarde y lenta a este caso


Santiago / La Voz

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) acaba de dar parcialmente la razón a un contribuyente gallego que no declaró las ganancias obtenidas en el 2010 en varios torneos de póker. Como es obvio, la Justicia emplaza al afectado a saldar su deuda con el fisco, pero le permite que deduzca en su declaración de IRPF los gastos derivados de la obtención de esa ganancia. Por ejemplo, lo que tuvo que pagar para apuntarse en la competición. Esta es quizá, la parte más novedosa del fallo, pero no la única, porque el mundo del póker, hasta hace no mucho, ha vivido de espaldas a Hacienda.

Se trata de un juego que lleva muchos años en auge. Hasta ahora, la preocupación de los jugadores era que en ocasiones gastaban mucho dinero en acudir a torneos con el pago de las inscripciones y los costes que suponía el viaje. Al final, cuando obtenían un premio, Hacienda les imputaba como ganancia patrimonial la cuantía, pero sin descontar el dinero invertido para poder llegar a obtenerla. Un gasto que no desembolsa, por ejemplo, quien juega a la lotería.

La sentencia del TSXG abre la puerta a corregir este error, pero deja abiertos otros interrogantes sobre un mundo enmarañado, en el que resulta complejo probar lo ganado. Ignacio Doce, abogado que trabaja en A Coruña, y que ha defendido al contribuyente gallego en esta causa, advierte del complejo entramado que hay detrás del mundo del póker, lo que dificulta las posibilidades de defensa, una vez que el fisco reclama.

Paraísos fiscales

«Las empresas que organizan los torneos son sociedades radicadas en el extranjero, normalmente en paraísos fiscales, por lo que resulta imposible obtener datos, tanto para Hacienda como para los contribuyentes. Además, los casinos nacionales en los que se desarrollan los torneos simplemente ponen sus instalaciones, por lo que en su contabilidad no se recoge ningún dato de los premios o inscripciones», explica. Esto añadió una complejidad al caso que acaba de fallar recientemente el TSXG de este contribuyente gallego. La sentencia supone que la Administración tiene la carga de la prueba. Algo que en la legislación se da por sentado, pero que en la práctica no lo es tanto. En esta causa, en concreto, Hacienda consiguió que llegaran a sus manos las cartas de unos casinos en las que se mencionaba la consecución de unos premios, pero la información fue obtenida de diversas páginas de Internet, cuyos autores son desconocidos, sin que se pudiese comprobar que los datos estaban contrastados y eran veraces.

«La sentencia viene a decir que esas cartas no constituyen una prueba plena si no son ratificadas en sede judicial por los autores de las mismas: Internet es una enorme fuente de información, pero esa información no es una certeza absoluta como para constituir una prueba en un juicio. En este caso quedaron fuera de la inspección varios premios precisamente por eso, porque no resultaron probados», precisa el abogado Ignacio Doce.

Al calcularse la liquidación, el contribuyente solo tuvo que declarar el premio de 32.800 euros logrado en el Casino de Castellón, cuyos responsables fueron los únicos que acudieron a declarar en sede judicial para ratificar los datos de Hacienda. No así los de los establecimientos de Sevilla y de la Costa Brava involucrados.

Los letrados que defienden a los jugadores de póker advierten de que la Justicia llega tarde y lenta a estos casos, porque una vez que Hacienda reclama, lo primero que tiene que hacer el jugador es pagar, para evitar los embargos, con independencia de que se pueda acreditar con solvencia si ha obtenido esa ganancia patrimonial. «Estamos hablando de un caso que se corresponde con el año 2010, que se reclama en el 2014 y que, después, entre recursos, se demora otros cinco años», explica el abogado.

El TSXG abre la puerta a que se deduzcan en el IRPF los gastos por ir a torneos de póker

mario beramendi

Una sentencia de mediados de julio obliga a Hacienda a recalcular la liquidación de un gallego

Todos los contribuyentes están obligados a incluir en su declaración del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) todas aquellas ganancias obtenidas en actividades relacionadas con el juego, tanto en su modalidad telemática como presencial (en los casinos, por ejemplo). Sin embargo, una reciente sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), fechada el pasado 17 de julio, abre la puerta a que, como sucede en otras actividades, el ciudadano pueda deducir del pago de su impuesto aquellos gastos derivados de haber participado en una competición: aquí se incluirían los relativos al viaje, estancia y manutención, o el coste que supone inscribirse en un torneo. En este fallo, el alto tribunal gallego obliga a Hacienda a recalcular una liquidación del IRPF, pero restando la cuota de 1.100 euros que tuvo que pagar el contribuyente por apuntarse a una competición de póker en Castellón.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El hombre que le ganó a Hacienda al póker