Nueva Pescanova convoca a sus socios para preparar la venta de la compañía

Modifica el sistema de transmisión de acciones y eleva a 12 los miembros del consejo


vigo / la voz

Oficialmente, el mayor grupo pesquero de España no está en venta. Pero, cuando en el 2015 la gran banca se vio obligada a entrar en el capital, intercambiando deuda por acciones, para evitar la quiebra y no perderlo todo (pese a una quita de 2.000 millones), lo hizo por un período que tiene fecha de caducidad: el 2020, cuando vence el plan estratégico a cuatro años.

El orden del día del consejo de administración con el que Nueva Pescanova ha convocado a sus socios el próximo día 26 da a entender que el proceso de salida, vía venta de participaciones, está en marcha, porque, entre otras cosas, incluye la modificación de los estatutos de la compañía. Concretamente, la propuesta se centra en el artículo seis que regula el régimen de transmisión de las participaciones sociales en la compañía pesquera.

En la actualidad, Abanca, que comenzó en el 2016 con una participación del 5,4 %, es el primer accionista con el 31,41 % (tras hacerse con los títulos de Bankia y BBVA, entre otros). Por su parte, Sabadell, que lideró la salida de la quiebra de la multinacional gallega y la capitalización de la deuda de las entidades financieras a cambio de acciones para hacer viable la empresa, se mantiene fiel a su apuesta por Nueva Pescanova, y afianza su posición con un 24,4 % del capital.

Todo apunta a que el buen momento que vive el sector, con la venta de Iberconsa, la segunda mayor pesquera de España, por 550 millones, y una vez finalizado el trabajo de «rescate» de Pescanova, se buscará una buena operación que facilite la salida de los bancos y la entrada de nuevos inversores.

Tomando como referencia el ebitda de 80 millones, y que para el 2020, según el plan estratégico, debería de situarse en los 139 millones, el precio del grupo pesquero superaría los 1.300 millones. Los dueños financieros, con Abanca y Sabadell al frente, siempre han dicho que nunca tendrían en cuenta una oferta inferior a los 1.200 millones.

Nueva Pescanova cerró el 2018 con peores resultados de los proyectados en el plan estratégico. El grupo que preside Jacobo González Robatto consiguió beneficios por segundo año consecutivo, 5,4 millones de euros (en el 2016 todavía perdió 37), sin embargo acabó el ejercicio sin cumplir con el objetivo de incrementar sus ventas, con una facturación de 1.008 millones, ligeramente por debajo de los 1.081 del 2017.

La junta de accionistas, además, ampliará a doce el número actual de consejeros, nombrando a dos más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Nueva Pescanova convoca a sus socios para preparar la venta de la compañía