El carbón se hace el harakiri

F. Fernández LA VOZ

LA GALICIA ECONÓMICA

José Pardo

Las eléctricas ensayan el cierre de gran parte de estas plantas en el 2020 rebajando al mínimo la producción por el alza de los costes; generar con gas ya es más barato

09 may 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Con todas las térmicas de carbón aún operativas, parecen estar ensayando ya el apagón de la mayor parte de ellas a partir del año próximo. La producción de electricidad en estas centrales está bajo mínimos desde hace semanas. De hecho, las dos que hay en Galicia -la de Endesa en As Pontes y la de Naturgy en Cerceda- no están funcionando estos días, según confirmaron las dos compañías. Es así por la simple razón de que los costes de operación se han disparado y estas plantas son más rentables apagadas que en operación. La culpa es de los derechos de emisión de dióxido de carbono, que están desbocados. El precio de la tonelada de CO2 alcanzó en abril el techo histórico de 25,67 euros (frente a los 13,35 del mismo mes del año anterior y a los 15,88 de media del 2018) y en mayo sigue esa misma estela, pues anda por los 25,15.

La generación de las centrales de carbón empezó a menguar en febrero, como se puede comprobar en el gráfico que acompaña esta información. Y así continúa, en caída libre. En abril, esa tecnología solo produjo el 3,9 % de la electricidad en España, cuando, sin ir más lejos, durante el 2018 contribuyó con el 14 %.

Consecuencia de lo que semeja ser ya un ocaso anticipado de las térmicas de carbón es el resurgir de las plantas de ciclo combinado, que funcionan con gas natural. Esta tecnología es la que posee mayor capacidad de generación en el sistema (representa casi el 25 % del total), aunque en el 2018 produjo el 10 % de toda la energía, según datos del operador del sistema, Red Eléctrica de España (REE). El carbón siempre le ganó la carrera. Hasta diciembre. Desde entonces, está por encima.