Galicia pierde el control de otro gigante del pan congelado

La catalana Europastry compra el 40 % que aún no controlaba de la lucense Ingapan, aunque mantiene la dirección y la plantilla


Redacción / La Voz

En menos de dos años, el grupo lucense Ingapan ha pasado de manos gallegas a catalanas. El conglomerado alimentario Europastry, también de propiedad familiar -los Gallés Gabarro, a los que se sitúa entre las 200 mayores fortunas de España-, se ha hecho con el control del 100 % de la compañía lucense, en una operación que se ha cerrado hace unas semanas. Ha concluido así una relación de entendimiento y participación que se inició en julio del 2017 con la adquisición inicial por parte del gigante catalán del 60 % de la compañía, líder en la fabricación de panes gallegos y en los primeros puestos del ránking en masas congeladas.

Con la compra de la totalidad de la firma lucense (en concreto, del 40 % que todavía permanecía en manos de la familia Chousa), Galicia pierde el control de uno de los grandes de la panadería gallega, con casi sesenta años de historia a sus espaldas.

Aunque el capital de Ingapan ya forma parte de la estructura financiera del Europastry, al menos de momento, la dirección y la organización continúan como hasta ahora, como confirmaron ayer desde ambas compañías: «La familia Chousa se mantiene al frente de la empresa. De hecho, acabamos de actualizar el organigrama y Rubén Chousa seguirá ocupando la gerencia», explica Iria Chousa, responsable de comunicación e I+D de Ingapan, que pertenece a la tercera generación de la familia y que conserva las mismas responsabilidades que venía desempeñando hasta ahora, igual que otros miembros de la saga. «Este acuerdo permitirá la integración del equipo directivo de Ingapan en la estructura de Europastry», aseguró la firma catalana, que adelantó que ya trabaja para «definir un plan estratégico de Ingapan para los próximos ejercicios».

Con la toma de control del 100 % del capital de Ingapan, la marca lucense pasará a ser una enseña más dentro del catálogo de Europastry. Es decir, sus productos se comercializan como los del resto de marcas: Fripan, Yaya María, Frida, Friart y Dots, algunas de las cuales ya se elaboran en las instalaciones de Outeiro de Rei. «Ya no éramos lo suficientemente grandes como para molestar a los gigantes, ni pequeños como para excluirnos», aseguró Iria Chousa.

Con la adquisición de la empresa gallega, con la que llevaban colaborando desde hace más de dos décadas, el conglomerado catalán se consolida como la segunda mayor productora de masas congeladas por volumen de negocio en el mercado europeo. Y es que las ventas de Ingapan, de casi 70 millones de euros anuales, pasan a engrosar la facturación de Europastry, que hasta ahora rozaban los 600 millones, y añade 450 empleos a los cerca de 4.000 con los que cuenta la catalana en las 15 plantas de producción que opera, en más de 40 países.

Con esta operación, Galicia pierde peso en este sector, después de que el gigante navarro Berlys adquiriese hace dos años la distribuidora gallega Berlypan, de Cambre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
32 votos
Comentarios

Galicia pierde el control de otro gigante del pan congelado