Los gallegos deben 1.200 millones en créditos para la compra de un coche

Las ofertas de los concesionarios, vinculadas a sus financieras, elevan a 8 de cada 10 las ventas a plazos


Redacción / La Voz

Digan lo que digan las marcas, los coches son cada vez más caros. Al cierre del 2018, el coste promedio de un vehículo nuevo en Galicia se situó en 26.294 euros. Este precio de venta al público, sin descuentos (la media por operación ronda los 4.000 euros, según Faconauto), es 2.500 euros más elevado que el de hace seis años, y pagar a tocateja no es una opción viable para buena parte de quienes que necesitan cambiar de coche.

Solo dos de cada diez clientes que entran hoy en un concesionario en Galicia para comprar un coche nuevo lo pagan al contado. Incluso muchos de quienes tienen capacidad para desembolsar todo el importe optan por financiarlo, porque es la forma de que las marcas ofrezcan un mayor descuento.

Lo dice Asnef, la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito, que en su balance del 2018 eleva a 11.250 millones de euros la financiación concedida en créditos para la compra de coches en España, una suma que supone un 19,8 % más que en el anterior ejercicio.

De ese total, a Galicia corresponde el 7 %; es decir, 800 millones de euros de deuda contraída en operaciones firmadas el año pasado. No es una suma muy elevada, si se compara con los porcentajes que suponen Madrid, con el 26 % del total, Cataluña (17 %), Andalucía (15 %) o Valencia (10 %).

Asnef cifra en 20.619 millones de euros la deuda viva acumulada en créditos concedidos a la compra de coches, de los que 1.253 corresponden a adquisiciones financiadas en la comunidad gallega. «Un cliente jamás ha tenido tantas opciones de solicitar un crédito para un automóvil. Es cierto que el 2019 ha arrancado lento, pero entiendo que seguiremos creciendo a un ritmo de dos dígitos porcentuales», afirma Fernando Casero, presidente de la asociación, que destaca la baja morosidad que existe en la financiación destinada al mercado del automóvil.

Todo facilidades

Cómodos plazos que encajan bien con unos ingresos mensuales que apenas se revalorizan, concesión del crédito casi instantánea, un descuento considerable sobre el precio final y, de regalo, servicios adicionales como seguro o mantenimiento gratuitos los primeros años son los grandes alicientes que hacen que las operaciones financiadas a través de los concesionarios crezcan como la espuma, a pesar de la fuerte competencia de la banca tradicional, a través de créditos específicos al automóvil.

«Un cliente jamás ha tenido tantas opciones para solicitar un crédito para el coche» La operación, que parece ventajosa para el comprador, lo es más para el concesionario, según fuentes financieras, «porque, primero, vende un coche que produce como grupo automovilístico; segundo, el descuento al cliente lo recupera a través de los intereses del crédito. Y por último, como la inyección se hace a través de la financiera de la marca, esta entidad tituliza la deuda para sacar rentabilidad en el mercado secundario», explican los bancos.

Ante este negocio creciente, tanto la banca tradicional como bancos independientes, por ejemplo Cetelem o Cofidis, que permiten domiciliar los pagos a través de una entidad, se han apresurado a sacar líneas dedicadas expresamente a la financiación del vehículo, por períodos de hasta 10 años, a un TAE que baja considerablemente respecto a los préstamos al consumo, y se sitúa entre 4,95 % y el 5,95 %, aunque muchas veces sujetos a ciertas condiciones de vinculación.

Descuentos de 5.000 euros y subiendo a lo largo del 2019

La alfombra roja desplegada por bancos y concesionarios para financiar la compra de vehículos ayuda, pero no puede evitar que el mercado siga cayendo.

Las matriculaciones llevan ya seis meses retrocediendo en Galicia y en el resto de España. Es una mala noticia para el sector, pero buena para los compradores, porque eso quiere decir que las rebajas que se vieron obligados a aplicar los fabricantes y concesionarios en el segundo semestre del año pasado van a continuar a lo largo del 2019.

El portal de coches Autocasion.com ha realizado un estudio con una muestra de 30.000 operaciones de compradores de vehículos nuevos de todo tipo de propulsiones (diésel, gasolina, eléctrico, gas e híbrido) en el que constata que la cuantía de las ofertas comerciales de fabricantes y concesionarios ha crecido un 5 %, pasando de los 4.786 euros de media en el 2017 a los 5.027 euros en el 2018.

Esa última cifra es la que continúa vigente y la que se prevé que se mantenga e incluso suba ligeramente a medida que avance el año, si los concesionarios no consiguen alcanzar los objetivos de venta. Este aumento de los descuentos tiene su origen en el cambio de homologación de las emisiones (WLTP), que en septiembre del 2018 obligó a los concesionarios a liquidar existencias de la anterior normativa.

Continuidad en las ofertas

Desde entonces, los vendedores no han conseguido bajar el listón de las ofertas, debido a la actual ralentización del mercado, que obliga a las marcas y a sus concesionarios a no levantar el pie en las ofertas comerciales.

«Salvo cambios electorales o decretos ley urgentes que modifiquen el panorama socioeconómico, entendemos que en el 2019 se mantendrá el mismo nivel de descuentos», señala Ignacio García, responsable del gabinete de estudios de mercado Autocasion.com.

Los concesionarios españoles realizaron un descuento medio de casi 5.000 euros por cada nuevo coche adquirido durante el pasado febrero, según datos de la consultora MSI. «Marzo es un buen mes para comprar un coche rebajado. Las marcas buscan incrementar la cifra de venta con buenas ofertas que llamen la atención del comprador», aseguran fuentes de la red gallega de empresas de venta de vehículos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Los gallegos deben 1.200 millones en créditos para la compra de un coche