Galicia ganaría 20.000 cotizantes si los robots financiaran las pensiones

El sistema productivo gallego ya incorpora 200 autómatas por cada 10.000 trabajadores


vigo / la voz

El número de efectivos no humanos supone ya una parte significativa de la mano de obra de la industria española. En automoción, que es el sector más tecnificado, uno de cada tres trabajadores es un robot. Las 17 factorías suman una plantilla de 20.000 autómatas, cerca de 2.000 de ellos en la fábrica de PSA Vigo, que conviven con 7.000 empleados.

Galicia, con 200 robots por cada 10.000 empleos, (media española, según la Federación Internacional de Robótica IFR) es una comunidad referente para la «fábrica del futuro». En buena medida por los gigantes Inditex y PSA. Pero la ola de innovación se adentra ya en todos los sectores, desde la construcción naval a la alimentación, pasando por aeronáutica y la logística.

Más tecnología requiere también trabajadores en nómina más cualificados, pero menos en cantidad. En una comunidad con apenas uno de cada tres habitantes cotizando a la Seguridad Social, cobra especial interés la sugerencia planteada en el seno de la comisión del Pacto de Toledo, para introducir a los robots en el sistema de cotizacion como fórmula para garantizar la sostenibilidad del sistema en los próximos años. «Si la revolución tecnológica implica un incremento de la productividad, pero no necesariamente un aumento del empleo, el reto pasa por encontrar mecanismos innovadores que complementen la financiación de la Seguridad Social», advierte la comisión en sus recomendaciones que quedarán aparcadas hasta la próxima legislatura.

El debate está abierto, y según la proporción de autómatas que arroja la (IFR) sobre una población activa que en Galicia se acerca a 1,1 millones de trabajadores, la incorporación de los robots permitiría ganar, solo a día de hoy, casi 20.000 nuevos cotizantes para la financiación de las pensiones. Y la tendencia es creciente. De ahí que ya haya posturas claras a favor y en contra.

¿Qué dicen los sindicatos? UGT es de los primeros en plantear que las empresas paguen por las máquinas que sustituyan a empleados. «Los robots no pueden afiliarse a un sindicato, pero sí pueden cotizar a la Seguridad Social», sostiene.

No opina igual CC. OO. «Gravar fiscalmente una inversión en tecnología no parece ser el mejor camino para que la productividad de las empresas mejore», dice el sindicato. Las empresas, por lógica, tampoco están a favor de que los robots paguen impuestos. Dice la CEOE que «antes que la robotización hay que afrontar otras consecuencias del cambio tecnológico que afectan a la caja de la Seguridad Social, como la economía colaborativa, que en ocasiones no es colaborativa, crea competencia desleal y no aporta cotizaciones o cotiza muy poco», afirman desde la patronal.

José María Mollinedo: «Una sobretributación de la tecnología sería un retroceso»

m. s. d.

El secretario general del sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha) explica las dificultades y alternativas de la hipótesis del robot pagador de pensiones

La hipótesis del robot pagador de pensiones no es nueva. Tecnólogos y economistas debaten en torno a esta figura desde hace tiempo. El secretario general del sindicato de subinspectores de Hacienda, Gestha, José María Mollinedo, explica las dificultades y las alternativas que ofrece la vía fiscal.

-Si el actual régimen de pensiones no es sostenible, ¿un robot que sustituya a un trabajador puede llegar a cotizar?

-Hay una dificultad, que es definir qué es un robot. ¿Es un autómata? ¿Una máquina dirigida por un trabajador que alivia las tareas más fatigosas en una fábrica? Es un tema atractivo, porque es novedoso, pero sería ir contra los tiempos. Las máquinas han facilitado el trabajo desde la revolución industrial.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Galicia ganaría 20.000 cotizantes si los robots financiaran las pensiones