Ainara Costas: «El mundo on-line es una herramienta, no el enemigo»

Costas tiene 29 años y en poco tiempo ha convertido el tradicional negocio textil familiar en una dinámica empresa especializada y diferente


vigo / la voz

Ainara Costas tiene 29 años, estudió Dirección y Administración de Empresas y en poco tiempo ha convertido el tradicional negocio textil familiar enfocado a la puericultura en una dinámica empresa especializada y diferente, que comercializa sus productos on-line y, desde el pasado verano, también en su primera tienda física, en las instalaciones del mercado de O Progreso, en Vigo. «Cuando cogí la empresa, hace cuatro años, mi madre aún cosía en el garaje de casa. Ahora estamos vendiendo un producto artesanal y personalizado a tiendas de España, Inglaterra, Holanda... En el 2016 empezamos a distribuir a través de Amazon», explica la emprendedora viguesa.

«No puedes esperar a que la gente venga a ti. Hay que saber sacar el máximo partido a las redes sociales»

Con el negocio ya en marcha, llegó la apertura de una tienda física. Ainara reconoce que ha sido una decisión arriesgada, tal y como está el comercio, pero necesaria para el modelo de negocio que esta joven empresaria tiene en la cabeza. «Me levanto muy temprano para estudiar sobre las nuevas tendencias de mercado. La gente que compra, tanto on-line como en tienda física, lo que quiere es una buena experiencia de compra y una buena atención al cliente. A la gente le gusta saber quién está detrás de una web de venta on-line, y la tienda física es un punto de encuentro para contactarnos y ver los productos», afirma Ainara. Para la emprendedora, las redes sociales son una herramienta estratégica del negocio. «El mundo on-line no es el enemigo, es una herramienta para abrir mercados», asegura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ainara Costas: «El mundo on-line es una herramienta, no el enemigo»