Luis Verea: «A los 91 años mi padre viene a la empresa conduciendo todos los días»

El directivo representa la cuarta generación de una familia gallega dedicada a la fabricación de tejas


redacción / la voz

¿Tímido? Sí, al menos puede deducirse por su manera de expresarse -habla pausado y medido-, pero también es echado para adelante. Luis Verea (22 de junio de 1957) ocupa el cargo de consejero delegado de Cerámica Verea, buque insignia de un grupo que vende en cuatro continentes la teja que fabrica en Galicia. Aunque confiesa que no le gusta presumir, se ve obligado a declarar que su compañía, localizada en Mesía, es una de las más eficientes del mundo: 30 millones de tejas fabricadas cada año, el 50 % exportadas y el 50 % de arcillas recicladas.

-¿A quién se le ocurre tener una empresa de tejas?

-A mi bisabuelo, a mis abuelos y a mis padres. Me acuerdo que mis abuelos siempre tuvieron una tejera en Boimorto. Somos una familia de tradición ceramista, y esperemos que siga por mucho tiempo. Represento a la cuarta generación.

-Y viene la quinta.

-Esperemos que sí. Están mi hija Lucía, y mi sobrino Manuel, hijo de mi hermano Manuel. En la compañía estamos cuatro hermanos [puntualiza]. Somos la cuarta generación, pero en la ubicación en la que se encuentra ahora la compañía, somos la segunda porque mi padre compró esa cerámica en el año 67. Eran 10 hermanos, y mi abuelo le dejó la cerámica a sus dos hijos mayores. Mi padre se salió de la actividad, y posteriormente le surgió la oportunidad de comprar esta tejera.

-¿Se llevan bien entre ustedes?

-Sí, de momento [risas] sí. Nunca hemos tenido ningún problema. Lo tenemos todo bastante claro. Pero ante la posibilidad de que un día surjan problemas, tenemos firmado un protocolo familiar. Yo soy el consejero delegado de la firma cabeza visible.

-¿Y el presidente?

-Mi padre, que tiene 91 años...

-¿Sigue yendo a la fábrica?

-Sí, sí, y todos los días porque tiene el carné de conducir.

-¿No teme a un accidente?

-No, va muy despacio y solo hace ese recorrido de 9 kilómetros. No hay problema. Apoya todo lo que hacemos.

-¿Están contentos teniendo esta empresa? Porque será difícil vender tejas.

-Sí estamos contentos. Ahora mismo es difícil la venta, pero la mentalidad está cambiando. El futuro no pasa por grandes producciones. No hay demanda. El futuro pasa por apostar por la calidad. Ese es nuestro objetivo porque es el medio para acceder a nuevos mercados. Pero sí, me gusta mi empresa. Lo más importante es intentar marcarte objetivos. Procuro mantener viva la llama de marcarnos retos. Si te aburres es malo. Es un punto de inflexión donde empezará la caída. Hay que tener siempre algo por lo que luchar. Estancarse constituye el paso previo para caer. Es muy importante reducir costes, porque si vienen malas tienes armas para defenderte

-Eso es el dinero.

-Sí, el dinero es un medio para seguir en el mercado.

-Exportan...

-En el 2018 exportamos el 53 % de las tejas que produjimos. A cuatro continentes.

-¿No se han planteado montar una fábrica fuera de Galicia? Entiendo que las tejas viajan fatal.

-No, no viajan fatal. Montar una fábrica es muy complicado porque se necesita materia prima, y esta no es exportable, ya que no soporta gastos de transporte. En Estados Unidos, uno de los mercados en los que estamos muy presentes, es muy arenoso. Allí imposible.

-¿A quiénes han tenido como clientes en EE.?UU.?

-Al dueño de Red Bull, hicimos un hotel Four Season en Disney, que tiene tejas de colores, un colegio en Miami...

«No es por tirarme flores pero nuestra fábrica es  una de las más eficientes del mundo»

-¿En España hicieron obras emblemáticas?

-Sí, tenemos una empresa para hacer cubiertas. Está localizada en Madrid y no trabaja en Galicia para no competir con clientes nuestros. Es una compañía pequeña, pero hace cubiertas importantes.

-¿Cuánto factura el grupo Verea actualmente?

-En torno a los 11,5 millones de euros. Cerámica Verea este año estará en récord de facturación con 10,5 millones, incremento motivado, en parte, por la demanda que tuvimos tras los trabajos de reconstrucción como consecuencia del huracán Irma en el 2017. Estamos trabajando en nuestra molienda para conseguir un determinado nivel que nos permitirá vender en todos los estados de EE.?UU. Nos piden bajar la absorción de agua del 6 %. Nosotros estamos en el 6,5.

 -¿Lo conseguirán?

-Sí y podremos vender en todo el país y Canadá.

-Dicen que usted no es un empresario que se ande quejando todo el día.

-No. En la vida tienes que torear con lo que hay.

-¿Qué tal con el inglés?

-Yo mal, y cada vez peor [se ríe], pero hay gente en la empresa que lo domina. El abuelo de nuestro distribuidor era asturiano y se fue para Cuba; su padre cubano se fue a vivir a Miami, y él ya es estadounidense. Pero le digo la verdad, en donde estamos nosotros, Florida, no hace falta el inglés. Pero hace falta manejarlo.

-¿Cuántas fábricas de tejas hay en Galicia?

-Como fábrica que solamente produce teja estamos nosotros. Hay tres más de ladrillo, y una de ellas también produce teja. Llegó a haber 70. En España solo hay cinco o seis de teja, y de ladrillo muchas más. Las mejores fábricas de teja están en Alemania.

-¿Y las más eficientes?

-No es por tirarme flores, pero nosotros somos una de las más eficientesque hay en el mundo.

-¿Hace deporte?

-Soy padelero, pero estoy de baja porque me operaron del ligamento cruzado. También hago ciclismo de monte.

-... Lo del metro y medio entre el ciclista y el coche

-Hay que respetarlo. Todo en esta vida es respeto. Si no sería esto sería la selva. El respeto tiene que estar presente en todos los órdenes de la vida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

Luis Verea: «A los 91 años mi padre viene a la empresa conduciendo todos los días»