Beceiro vuelve a perder otro tren

El talentoso delantero coruñés salía ayer por la puerta de atrás del Arousa tras cuatro días sin dar señales de vida

.

Vilagarcía / La Voz

Deportivo B, Karpaty de Lviv, Dynamo de Kiev B, Verín, Caudal, Somozas, Ponferradina, Atlético Astorga, Navalcarnero, Barco. Y Arousa. El vilagarciano pasaba a formar parte ayer del extenso listado de exequipos de Iago Beceiro (Cambre, 1993). A dos meses aún de perder la etiqueta Sub-25, el talentoso delantero ha protagonizado un nuevo borrón en una hoja de servicios que amenaza con no dar más de sí. Y es que si bien el Arousa se refería a su separación de caminos como a «un acuerdo de las dos partes», lo cierto es que a la directiva del club de Tercera no le quedó más salida después de cuatro días sin noticias de Beceiro, y la incomparecencia del futbolista a las dos reuniones a las que había sido convocado el martes y el miércoles para que diese las explicaciones que estimase oportunas. El Arousa hubo de anunciar de hecho la marcha sin poder haber hablado antes con el jugador.

La última vez que Iago Beceiro cumplió con sus obligaciones con su hasta ayer equipo fue en la noche del viernes. Ese día se entrenó con normalidad. Después de perder unos tres kilos por una gastroenteritis la semana anterior, Jorge Otero optó por dejarlo fuera de la convocatoria del partido dominical frente al Negreira. Un encuentro que Beceiro no presenció junto al resto de descartados y bajas del equipo, incumpliendo el reglamento de régimen interno del Arousa. Algo que volvería a hacer un día después, al no aparecer al entreno del equipo de fútbol base que codirigía, ni tampoco a la primera sesión de trabajo semanal junto a sus compañeros de la primera plantilla vilagarciana. Fue entonces, el lunes por la tarde, cuando saltaron las alarmas en el seno del Arousa. El portavoz de su comisión deportiva, Eduardo Carregal, se dirigió al agente del coruñés, pero ni este ni los padres del futbolista sabían nada de él.

Beceiro volvió a dar señales de vida el martes por la noche, cuando se presentó en el domicilio de sus progenitores en A Coruña. Enterado, el presidente del Verín, un José Manuel Zubiela que tres años atrás había acogido en su club y su casa al delantero como a un hijo más, ayudándole a poner punto y aparte a una popular vida de excesos que le había cerrado las puertas del club deportivista, se puso en contacto con Jorge Otero para informarle de la reaparición. El Arousa contactó el miércoles con el padre de Iago Beceiro para citarlo ese día en Vilagarcía. Algo para lo que el herculino no se sintió con fuerzas.

Tras haberlo intentado fichar ya en el mercado de invierno del 2017, el Arousa apostó por Beceiro el pasado verano junto a Javi Pazos, hoy pichichi de la Tercera, para suplir su grave déficit de gol. Un solo tanto fue su bagaje en sus 16 partidos jugados, doce como titular. Carregal y Otero creen que a Beceiro le pudo la ansiedad por las expectativas que él mismo se impuso, quizás entendiendo hallarse ante el último tren hacia una carrera en el fútbol profesional. «É unha pena. Todo o mundo di que é un gran futbolista, pero a cabeza é a que manda». Manolo Abalo, 63 años, presidente del Arousa y con toda una vida en el fútbol, dixit.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Beceiro vuelve a perder otro tren