Un jugador del Palmeira propinó una patada y un puñetazo al árbitro

El colegiado, que también expulsó al jugador 19 del Palmeira, suspendió el choque después de la agresió


El partido disputado en el campo de Cabanetán entre Lesende y Palmeira, equipos del grupo cuarto de Segunda Galicia, no llegó a terminarse. Superado el minuto 80, y con el 1-2 en el marcador, el colegiado del encuentro, Samuel Gil, decidió pitar un penalti al número cinco del Palmeira, Santiago Moledo, que al instante fue expulsado después de ver la segunda tarjeta amarilla.

Antes de abandonar el terreno de juego del campo de Cabanetán, el futbolista se acercó al colegiado en «actitud amenazante llegando a darme un puñetazo con uso de fuerza excesiva en el cuello, desplazándome un par de metros tras lo cual me propinó una patada con uso de fuerza excesiva en la pierna derecha», tal y como escribió el colegiado en el acta al término del encuentro. Después de la agresión, varios jugadores se acercaron al lugar para llevarse al cinco del Palmeira.

Suspensión

El colegiado, que también expulsó al jugador 19 del Palmeira, suspendió el choque después de la agresión, al no encontrarse en condiciones físicas para seguir pitando, tal y como él mismo puntualizó en la acta que redactó a última hora de la tarde. El choque, cuando se decida la fecha, se tendrá que reanudar en el minuto 80 con penalti a favor del Lesende y con el 1-2 en el marcador.

Tras los incidentes, según apuntó un miembro del equipo local, agentes de la Guardia Civil se personaron en el campo de fútbol de Cabanetán alertados por los hechos ocurridos. A su vez, y según apuntaron desde la entidad anfitriona, el colegiado, Samuel Gil, supuestamente acudió al cuartel para explicar lo sucedido a los agentes que estaban ayer de servicio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Un jugador del Palmeira propinó una patada y un puñetazo al árbitro