A Coruña / La Voz

En cinco días finalizará de forma oficial una de las mejores temporadas de la historia del fútbol gallego. La campaña 2015/2016 acabó con más de media centena de goles anotados por jugadores de la comunidad, una cifra que hacía casi medio siglo que no se alcanzaba. Un dato que habla por sí solo y que ha hecho que sus futbolistas sean cada vez más cotizados. El mercado empieza a moverse y, por el momento, Denis Suárez ya sabe que volverá al Barcelona tras brillar con luz propia en el Villarreal. Sin embargo, hay muchos jugadores gallegos que aún tienen su futuro por decidir.

Entre los futbolistas que tienen contrato en vigor, hay que ver lo que sucede con el deportivista Lucas Pérez. El delantero coruñés viene de firmar un año excepcional, anotando 17 goles en Liga y siendo además el jugador más importante de su equipo. El club blanquiazul remite a los interesados a su cláusula de rescisión (20 millones de euros).

Tampoco está claro lo que ocurrirá con Diego López. El portero tiene contrato con el Milan de la Serie A italiana hasta el 2018, pero los transalpinos están dispuestos a dejarlo libre dados los pocos minutos con los que ha contado esta temporada. En el Valencia, la inestabilidad es tan evidente que ya se habla de una «lista negra» en la que estarían Antonio Barragán (con contrato hasta el 2017) y Yoel (2018). Según publica Superdeporte, ambos buscan equipo. 

Por contra, Santi Mina es muy del agrado de Pako Ayestarán: Jota Peleteiro seguirá como cedido en el Eibar; el compromiso de Fran Rico con el Granada es hasta el 2020; Dani Giménez renovó con el Betis hasta 2018; y Lucas Vázquez es el nuevo niño mimado de Zidane (hasta 2020).

En el Dépor, Garitano deberá resolver qué hace con Pablo Insua tras su gran año en Leganés, con Luis Fernández (marcó los goles de la permanencia del Huesca) y con Juan Domínguez; mientras que en el Celta Álex López y Borja Domínguez parecen encaminados a rescindir. Un cuadro olívico que está negociando con el Lugo para firmar al compostelano Álvaro Lemos. 

Segunda División

En cuanto a los recién ascendidos, el lateral izquierdo Raúl García es uno de los grandes caramelos del mercado. El periódico vasco El Correo publicaba hace una semana que el Alavés le había presentado una nueva oferta de renovación, pero no está claro que la vaya a aceptar por el interés de otros equipos. Manu Barreiro tiene contrato y parece que seguirá el próximo curso; mientras que Dani Abalo acaba contrato y su futuro está lejos de Mendizorroza. Además, Dani Iglesias volverá tras su cesión en el Guadalajara y hará la pretemporada con el primer equipo. 

En el Leganés, al margen de Pablo Insua, a quien quiere recuperar; Queco Piña finaliza vínculo y se irá y Toni Dovale ha prorrogado su vínculo de forma automática por una cláusula que tenía en su contrato.

Por lo demás, Roberto Lago busca equipo tras finalizar etapa en el Getafe (suena para el Panathinaikós griegos); Trashorras tiene un año más pero su gran año en el Rayo podría propiciar su salida; y Jonathan Pereira se desvinculó del Lugo y es pretendido por el Almería.

Vero Boquete resolverá en los próximos días en qué conjunto jugará el próximo curso

En el fútbol femenino, tampoco está claro lo que ocurrirá con la jugadora gallego Vero Boquete. La santiaguesa tiene contrato en vigor con el Bayern de Múnich, pero ya ha manifestado su intención de abandonar el club bávaro después de la insatisfactoria última temporada. Boquete entiende que sus cualidades futbolísticas chocan frontalmente con la filosofía que tienen en el Bayern sobre el desarrollo del juego. Su estilo «español» de toque y juego entre líneas contrasta con la búsqueda del balompié físico y de contacto que gusta en la Bundesliga, de ahí que tras su lesión apenas entrara en los planes del conjunto alemán.

Boquete se encuentra de vacaciones y en los próximos días resolverá su próximo paso a dar. La gallega tiene contrato con el Bayern, pero ya ha hablado con el club bávaro y han llegado al consenso de que podrá salir si encuentra otro proyecto que le satisfaga en lo económico y, sobretodo, en lo deportivo.

Una de las grandes preocupaciones de Vero Boquete es poder llegar en plenitud a la próxima Eurocopa del 2017, para la que la selección española ya ha logrado clasificarse. La santiaguesa sabe que el fútbol femenino está evolucionando en España y poco a poco empieza a aparecerle competencia. Hay nuevo seleccionador (Quereda se fue y Vilda lo relevó) y la gallega quiere convencerlo desde ya realizando un gran año en su equipo, como previa al evento que se celebrará en los Países Bajos el próximo verano. 

Posibilidades

La ideal para Vero Boquete sería encontrar un equipo que juegue la próxima Champions League, competición que ya ganó en el 2015 con el FFC Frankfurt. Incluso, la propia jugadora compostelana reconoce que no vería con malos ojos recalar en el Fútbol Club Barcelona, siempre y cuando armen un proyecto que les permita llegar a rondas avanzadas de la máxima competición continental (esta temporada alcanzó los cuartos de final). 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Gallego busca equipo