El silbato de Zulema espolea al fútbol gallego

Será la primera árbitra de Galicia en una categoría nacional tras ascender a Tercera


redacción / la voz

Galicia construye su leyenda sobre los cimientos de la perseverancia de mujeres como Zulema González González (Ourense, 1992). El talento importa, claro. Pero es necesario un descomunal esfuerzo para alcanzar hitos como el suyo. La próxima semana se espera que se haga oficial su ascenso a Tercera División, lo que la convertirá en la primera gallega de la historia en dirigir un partido en una categoría nacional del fútbol español. «Trabajé para ello», rubrica la ourensana.

La Tercera División es la categoría más alta que una mujer ha alcanzado como árbitro principal en la historia del fútbol gallego. La coruñesa Yolanda Parga llegó a internacional (de hecho, está en el Mundial de Canadá), pero es asistente.

«La verdad es que lo veía como una posibilidad, pero la competencia es extrema porque el nivel de exigencia también lo es. El arbitraje ya no es un pasatiempo. Tienes que pasar las pruebas físicas como un atleta y estudiar como en el instituto. Requiere mucha dedicación», relata. Además, este año Zulema tuvo que afrontar el último año de Magisterio y compaginarlo con Psicología (le quedan dos cursos). «Y compaginar con la vida privada. La verdad es que no sé de dónde saco el tiempo. A veces es para volverse loca», reflexiona. Una condropatía rotuliana que arrastró incluso hasta la celebración de las pruebas físicas le complicó todavía más la temporada. «El dolor era insoportable, pero ahora creo que mereció la pena», resume.

Asume el reto con la misma firmeza que atesora dentro del terreno de juego. Alberto Salgado se encargará de su preparación física, una de las desventajas de una árbitra en el asalto a categorías superiores de fútbol masculino. «A veces se habla del fútbol femenino como si fuese un deporte aparte, pero es el mismo: fútbol. Y espero contribuir a que el papel de la mujer esté cada vez más reconocido. Por eso, nunca jamás me doy por satisfecha, y sigo aspirando a lo más alto», avanza. «Además, sé que es así porque en mis prácticas de Magisterio, si al principio los niños pequeños eran reticentes a jugar al fútbol con una niña, lo fueron menos cuando vieron que la profe también se dedica al fútbol», argumenta.

El futuro

Zulema González se enorgullece de asfaltar un camino inédito en el arbitraje gallego. «Me gusta ser la primera, pero también es una responsabilidad. Me encantaría que haya un grupo de mujeres arbitrando en Tercera», desea.

«Elena Casal [árbitra viguesa de Preferente de 26 años de edad] es un ejemplo para mí. He aprendido mucho de ella y espero que estemos juntas pronto», asegura en un guiño hacia su compañera. Ya puesta, apunta otro nombre para el futuro: el de la coruñesa María Eugenia Gil Soriano, que además es velocista.

«Estamos obteniendo el impulso que le queríamos dar al arbitraje femenino»

«Estamos obteniendo el impulso que le queríamos dar al arbitraje femenino. Es un avance muy grande para el fútbol gallego», asevera el presidente del Comité Técnico Gallego de Árbitros, Fernando Iglesias Figueroa. «Esperamos que Zulema y Tania Fente arbitren en Segunda B», explica.

Al mismo tiempo, enmarca el éxito de la colegiada ourensana en el proceso evolutivo del fútbol femenino: «Lo que está sucediendo con las jugadoras de la selección española hace pensar que quizás tenemos que dar un cambio, que decimos vamos a potenciar y no potenciamos nada. Pero en Galicia sí cumplimos».

«Zulema tiene un gran poder de sacrificio, y mucha hambre para superarse. En el césped, demuestra autoridad, controla el partido por sus decisiones, y no a base de tarjetas. Se hace respetar por sus aciertos. Tiene que mejorar físicamente y no descuidar la concentración», analiza.

Bernardino González

Zulema González (que alcanzó también la categoría nacional en fútbol playa) es sobrina de Manuel González (que fue asistente de Segunda División) y de Bernardino González (ex árbitro internacional y en la actualidad delegado para la UEFA y la Federación Española de Fútbol). Bernardino destaca la madurez de su sobrina. «Siempre fue sensata y puso mucha ilusión. Ahora es mejor gracias a su experiencia», explica.

«Aunque es algo que entraña una enorme dificultad, si trabaja como lo está haciendo, se convertirá en la primera gallega que arbitre en Segunda B», intuye el ex colegiado internacional gallego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El silbato de Zulema espolea al fútbol gallego