Los futbolistas gallegos más caros de la historia

Repasamos los traspasos más cuantiosos en los que se han visto inmersos futbolistas gallegos


Redacción

Este verano está siendo muy movido para los futbolistas gallegos, que están siendo más protagonistas que nunca en el mercado de traspasos, formando parte de transferencias millonarias como nunca antes había ocurrido.

El fichaje de Joselu por el Stoke City por ocho millones de euros dio comienzo a un verano en el que el también galaico Iago Falque, del Genoa, fue transferido a la Roma junto a su compañero Bertolacci por quince millones de euros.

Con el pago de la cláusula de rescisión, cifrada en diez millones de euros, por parte del Valencia, Santi Mina se convierte así en el segundo jugador gallego más caro de la historia. Si a ello le unimos los cuatro millones que pagó el Celta al Sevilla para incorporar este verano a Iago Aspas, el fútbol gallego ha movido en este mercado estival cerca de 30 millones de euros.

Aunque por el momento, el fichaje de Michel Salgado por el Real Madrid procedente del Celta en 1999, sigue siendo el más elevado pagado por un futbolista gallego, después de que Lorenzo Sanz desembolsase 12 millones de euros.

Michel Salgado, del Celta al Real Madrid; 12 millones de euros

Al ser el de Iago Falque un traspaso conjunto por 15 millones de euros, Míchel Salgado sigue ostentando el récord de jugador gallego más caro de la historia después de que en el verano de 1999 el Real Madrid pagase 12 millones de euros al Celta para hacerse con el lateral diestro de As Neves.

En el conjunto blanco, el jugador salido de la cantera del Celta hizo historia al ganar cuatro ligas, dos Champions League, una Supercopa de Europa y una intercontinental, en su diez temporadas en Chamartín.

Santi Mina, del Celta al Valencia; 10 millones de euros

Otro producto de la cantera celeste que deja una buena cantidad de millones en el club. Santi Mina debutó con el Celta con apenas 17 años tras una espectacular temporada en el Juvenil A, lo hizo en un partido ante el Getafe en 2013, cuando el equipo era dirigido por Paco Herrera.

Al año siguiente, con la llegada de Luis Enrique, el canterano empezó a entrar asiduamente en la rotación de la plantilla, aunque nunca se acabaría de consolidar como titular indiscutible. Ese año disputó 33 partidos y anotaría cuatro goles.

Esta última temporada la comenzó teniendo muy poco protagonismo con el Toto Berizzo, aunque en la segunda vuelta del campeonato se erigió en uno de los jugadores más determinantes del equipo. Acabaría el curso con nueve goles en 24 partidos disputados, dejando para el recuerdo una noche legendaria el pasado mes de marzo en el que marcó cuatro goles al Rayo Vallecano que dieron la vuelta al mundo. Su juventud, margen de progresión y la intervención de Jorge Mendes han hecho que el Valencia apostase decididamente por su fichaje.

Iago Aspas, del Celta al Liverpool; 8,5 millones de euros

El genio de Moaña, el referente de la hinchada celeste. Colaboró en la agónica salvación del Celta en la temporada 2012-2013 con sus 12 goles y 7 asistencias, una fantástica temporada que llamó la atención de uno de los clubes más legendarios del fútbol europeo, el Liverpool, que ese verano de 2013 pagó casi nueve millones de euros por el mejor jugador del conjunto celeste.

Su aventura en Inglaterra no funcionó y, apenas una temporada más tarde, el delantero abandonó Anfield para fichar por el Sevilla, quien tuvo que abonar seis millones de euros para completar el traspaso. Esta próxima temporada, el jugador volverá a defender la camiseta del Celta, después de que el club vigués desembolsase cuatro millones.

Joselu, del Hannover 96 al Stoke City; 8 millones de euros

Otro producto surgido de A Madroa. El delantero de Silleda se formó en las categoría inferiores del Celta, llegando a debutar con el primer equipo siendo un imberbe joven de 18 años. En verano del 2009, el ariete se marchó al Real Madrid Castilla, después de que el club blanco abonase 1,5 millones de euros.

Tras tres años perforando redes y tras ascender a Segunda con el filial madridista, Joselu fue traspasado a su Alemania natal -nació en Stuttgart- y en el 2012 se convirtió en jugador del Hoffenheim a cambio de 6 millones de euros. Fue por esa misma cantidad de dinero, por la que el Hoffenheim decidió venderlo la pasada temporada al Hannover 96.

Hace apenas unos días, tras completar una buena temporada con ocho goles y treinta partidos, Joselu abandona la Bundesliga y pone rumbo a la Premier League, después de que el Stoke City pagase cerca de 8 millones de euros para hacerse con sus servicios.

Diego López, del Real Madrid al Villarreal; 6 millones de euros

El guardameta de Paradela ha sido el guardameta gallego que más dinero ha movido en traspasos. Criado en la cantera del Real Madrid, cuando tenía 24 años y ante la presencia de Casillas en la meta blanca, Diego López fichó por el Villarreal después de que el club castellonense desembolsase seis millones de euros.

Tras el descenso del Villarreal y casi doscientos partidos defendiendo la portería de El Madrigal, Diego López fichó por el Sevilla, tras el pago de 3,5 millones de euros en verano del 2012. Apenas cinco meses después de su llegada a la capital andaluza, una llamada del Real Madrid volvió a hacerle cambiar de aires y regresar al conjunto blanco, tras abonar Florentino Pérez cerca de cuatro millones de euros al Sevilla. Actualmente, el gallego defiende la portería de unos de los equipos más prestigiosos del mundo, el AC Milan.

Manolo Canabal, del Mérida al Real Madrid; 5 millones de euros

El delantero de Forcarei fue, en su momento, el traspaso más caro de la historia, después de que Fabio Capello se encaprichase de él y el Real Madrid pagara cinco millones de euros al Mérida en el año 1996 para hacerse con sus servicios.

 En el conjunto blanco ni siquiera debutaría, solamente jugaría un trofeo Santiago Bernabéu, en el que además anotó un gol. Tras una cesión al Valladolid, el ariete jugaría en el Alavés, Málaga y Rayo Vallecano, antes de poner fin a su carrera deportiva en el Pontevedra, en el año 2005 ante unos incesantes problemas en la espalda.

Lucas Pérez, del Dynamo de Kiev a Paok Salónica; 2,5 millones de euros

El ahora estandarte del deportivismo tuvo un largo y tortuoso recorrido antes de llegar a vestir la camiseta que siempre había soñado. Tras emigrar a Ucrania rumbo al Karpaty procedente del Rayo Vallecano en el año 2011, Lucas Pérez fue poco a poco haciéndose un nombre en la liga de aquel país y sus buenas actuaciones llamaron la atención del todopoderoso Dynamo de Kiev.

El equipo de la capital ucraniana acabaría traspasando al jugador al Paok de Salónica griego a cambio de dos millones y medio de euros y sus nueve goles y seis asistencias en su primera temporada de la liga griega, confirmaron el acierto de dicho desembolso. Tras su cesión este año en A Coruña, el Deportivo negocia con el Paok el traspaso del futbolista para que acabe siendo propiedad exclusiva del club herculino.

Denis Suárez, del Celta al Manchester City; 2 millones de euros

Aunque ni siquiera tuvo tiempo de debutar en el primer equipo del Celta, Denis Suárez dejó una cuantiosa cantidad en las entonces muy necesitadas arcas celestes, cuando en el año 2011 el Manchester City pagara dos millones de euros por sus servicios.

Tras dos años en Inglaterra, el Barcelona reclutó al de Salceda de Caselas para su filial, tras abonar 1,5 millones de euros al conjunto inglés. Su explosión futbolística con los azulgranas le valió su cesión por dos temporadas al Sevilla, donde ha sido uno de los jugadores más destacados de la temporada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los futbolistas gallegos más caros de la historia