La música en vivo toma las playas

CARLOS CRESPO

FUGAS

Un amplio arenal, la brisa, el atardecer... ¿Qué mejor escenario para un concierto? Festivales, ciclos, chiringuitos y locales costeros llenan este verano las playas gallegas de actuaciones

18 jul 2021 . Actualizado a las 23:21 h.

Descartadas convocatorias musicales playeras multitudinarias como el Noroeste, reubicadas otras que también discurrían a orillas del mar, como el Atlantic Fest, y anuladas algunas más que tendrían por sede icónicos arenales de las Rías Baixas, bien podría pensarse que las playas gallegas se quedan sin más banda sonora que la del bullicio cotidiano. Pero nada más lejos de la realidad. Cierto es que la era covid ha conllevado la desaparición de grandes eventos que se celebraban sobre la arena, pero ha propiciado la celebración de muchos otros de menor formato. Y pocos lugares como una playa pueden ofrecer mejores condiciones y garantías de seguridad que un amplio y ventilado arenal.

Lo saben bien en Vilagarcía. Desde hace once años, la playa de A Concha acoge cada verano el ciclo Ás 9 na Praia, que conjuga como pocos la música y el atardecer. Por allí ya han pasado en este mes de julio Uxía, Cora Velasco, Carolina Rubirosa y Pauliña. Y aún faltan Silvia Penide (21), Zeltie e Irevire (23) y MJ Pérez (26).

También situaban sus pies sobre la arena, en este caso la de la playa de A Barrosa, muchos de quienes acudían a escuchar los conciertos del Náutico de San Vicente. Desde el año pasado el protocolo impone una tupida valla que separa el local del arenal. Aun así, El Náutico sigue siendo la gran referencia de la música en directo a orillas del Atlántico. Este verano, el local mantiene la norma de jugar al factor sorpresa y no anunciar los artistas ni los grupos que cada día suben a su escenario.

No muy lejos de allí, también en O Grove, la arrocería A Lanzada apuesta fuerte de nuevo por la música en directo. Más de 50 actuaciones tiznadas de salitre llegaron a acoger el pasado verano. Y este año van en la misma senda.

Y es que, a pesar de que las actuales restricciones han retraído muchas iniciativas, los chiringuitos y las terrazas de los locales ubicados en primera línea de costa son otros de los grandes animadores musicales del litoral gallego.

Hay grandes clásicos, como el Galifornia Beach, de la playa de Tuia, en Bueu, que combina conciertos con sesiones de DJ. El pasado fin de semana sin ir más lejos, allí estuvo Babykatze. O el chiringo Brisa, de la playa de Cesantes, en Redondela.

En A Illa de Arousa, son famosos, animados y concurridos los conciertos de mediodía del Xa Cho Dixen, en la playa de Camaxe. En el otro extremo de esa misma playa se levanta el Carpe Diem, también con programación, si bien en este caso solo los jueves y con aroma a jazz, soul y bossa nova, principalmente.

No desmerece al cartel de un buen festival la programación del chiringo Cabío 22, bañado por las aguas de la playa del mismo nombre, en A Pobra. Este fin de semana, por ejemplo, allí actuarán Wavy Gravies (viernes), Carolina Rubirosa (sábado) y Su Garrido Pombo (domingo).