Jesús Carrasco: «Los padres son los guardianes de un tesoro muy importante para los hijos»

FUGAS

iván giménez | Seix Barral

El novelista que nos deslumbró con «Intemperie» aborda sin complacencia el cuidado de los mayores en «Llévame a casa»

26 ago 2021 . Actualizado a las 12:34 h.

«Rara vez se habla de la responsabilidad de ser hijos. Llévame a casa trata de esa responsabilidad», dice Jesús Carrasco (Olivenza, Badajoz, 1972), que abrasó la estepa de la autoficción con su debut en la novela, Intemperie. Con un ligero aire a El extranjero de Camus comienza el nuevo pulso al que invita al lector en Llévame a casa, una historia que comienza con un entierro, ofrece una tupida crónica de la España que fue creciendo, en los ochenta y los noventa, sobre ruedas que siguieron adelante después del pinchazo. Si lees, entras en esa casa que describe Carrasco, ves perfectamente a esa madre, tocas el conflicto sin cuadrilátero de dos hermanos.

—«Intemperie», sirve como aval, como recomendación de esta novela, pero son dos libros diferentes.

—Sí, son dos novelas diferentes. Han pasado ya ocho años desde que publiqué Intemperie. Necesariamente, yo soy distinto, he crecido en muchos sentidos, y este libro refleja una preocupación de ahora, diez años después, que es un momento vital mío que, por lo que veo, coincide con el de mucha otra gente. Me refiero al tema del cuidado de los padres. El otro día una lectora me decía que se ha convertido en la madre de sus padres. ­

—Lo que nos ocurre a los hijos de los 70 y los 80, es que no hemos sido educados para cuidar a nuestros padres. Hemos crecido ajenos a esa preocupación.