¿Quién está detrás de los poemas-susto?

«Los padres no existen, son las madres»; «Sin poesía no hay ciudad», «Mi fantasía textual es que me comas y punto», «En el cine de tu niñez pusieron un Zara». Los versos empiezan a pintar las ciudades


Poesía eres tú, lo quieras o no. Con tu belleza y tu fealdad, tu perfil bueno y el que quieres ocultar. Poesía es lo que ves, y no ves, porque todo tiene una mirada poética en realidad. La poesía está desde hace al menos 25 años pasándose, saltándose los límites del libro y a veces de la ley para salir a darte un susto amistoso, político o social en los muros de las ciudades e incluso en lugares tan inesperados como los contenedores de basura. 

En Galicia es aún una tímida tendencia (con cierta explosión en Lalín), sin autores ni grupos conocidos, pero en Madrid tiene ya sólidos referentes y todas las de la ley en Latinoamérica. La poesía se adelgazó para imponer su presencia en las paredes urbanas a raíz de la iniciativa del poeta Armando Alanís Pulido, fundador del grupo Acción Poética en 1996 en Monterrey y Nuevo León (norte de México), que anima a pintar de versos la ciudad «antes de que ella nos destiña». Este 2021, subraya Pulido, celebran los 25 años sin cesar en su bello activismo, que nos mata a sonrojos, advirtiendo que su cuenta (siempre abierta) en redes es Acción Poética Oficial (hay otras similares) y no cierra para dormir. Acción Poética pide permiso para pintar. Otras veces, el verso tiene delito.

La poesía siempre está despierta, pero a veces cierra un ojo o va de prosa por eso de no quedarse atrás. Los hay que se arreglan y van de otra cosa, porque manda el gusto popular. «Sin poesía no hay ciudad», advierte una de las pintadas de Acción Poética que han ido propagándose de muro en muro, de ciudad en ciudad, a los dos lados del Atlántico. En Madrid, Batania se ha hecho un nombre en poesía de la calle, aunque él evite encasillarse. «Yo desde el principio me planteé que el poeta tenía que ser, además de una manera de escribir, una manera de mostrarse, y de una forma diferente a lo de poner el libro en El Corte Inglés», señala el autor que se rellamó Batania.

La primera pintada, Batania, también Neorrabioso, la hizo el 13 de marzo del 2007, recuerda. «No quieres hacer la vida que te toca», escribió en su debut en la pared. Ahora amplía su campo de acción a los cubos de basura, en los que el 95 % de sus k.o. poéticos proceden de tuits que pone en redes. «Para mí son aforismos, pero como todo el mundo dice que son poesía... pues no sé».

El impacto de su disparo verbal es poético en todo caso. Pero él duda en firme. «Si escribo 'En los caminos ya caminados no hay tréboles de cuatro hojas', ahí pienso que hay un contenido lírico -explica Batania-. Pero, por ejemplo, la última pintada que hice es 'Guárdate de quienes aman a Dios y no al prójimo y de quienes aman a la patria y no a los compatriotas', que es una frase, pero no sé si es poesía. Yo dejo a la gente que lo vea como quiera. La poeta Ana Rossetti dice que le gustan los versos que escribo en los cubos de basura. Si Ana Rossetti dice que es poesía, yo me callo, me callo para siempre».

Batania ha tenido que correr por escribir en la clandestinidad. Y con los cubos de basura ha llegado a un acuerdo porque lo obligan a agacharse. «¡Lo de la pintada en las paredes es un poco fascismo! Las pintadas son tan grandes que obligan a la gente a pararse... Es un poco una brutalidad eso de imponerme a la gente en plan 'Me vas a leer por cojones'». Acostumbrados a que nos impongan otras cosas, no duele una bofetada poética, es casi un alivio. «A las frases de los cubos de basura solo mira la gente que es curiosa. El 80 % de los que van por la calle como autómatas no reparan en esas cosas. Y es interesante que tengas que hacer la pintada agachándote, con lo que eso implica de bajada de ego. Importante, porque como poeta, como la mayoría de los poetas, me creo la hostia. Pero ningún poeta es tan grande que no pueda agacharse para escribir en un contenedor de basura», considera.

Neorrabioso no da demasiada importancia a sus pintadas, dice que son solo una forma de mostrarse, de picar la curiosidad de la gente «que quizá al leer 'neorrabioso' vaya a buscarme al blog, donde yo me expando...».

La poesía está en la calle, te sale al paso o te deja mudo con la autoridad o el descaro desafiante de sus palabras en grande. «En la censura los escritores tenían que ser inteligentes para saber cómo decir una cosa sin que les cazasen. Y yo siempre he dicho que a la hora de pintar en la calle se recuperan algunos de los privilegios de la censura. Como me van a meter 3.000 euros de multa si me pillan, ¡tengo que escribi lo más corto, lo más concreto y lo más intenso posible! Es un reto. En papel puedes ponerte a escribir el Quijote si quieres, en la calle no. La frase más larga que he escrito yo para pared es: 'Reniego de los humanos, solicito un pasaporte de pájaro'. Igual tardé dos minutos en pintarla y ya es un riesgo, claro. En los cubos es distinto, puedo tardar incluso cuatro minutos, como me pongo entre los coches soy difícil de ver. Y me pongo en que pintar en los cubos de basura es una cosa muchísimo menos grave, en que si me pillan no me harán nada».

Al asomarse a una ventana en una habitación de Ourense, hace casi 20 años, recibió la poeta Dores Tembrás, editora de Apiario, uno de los primeros sustos poéticos en forma de pintada. «Poñía 'Eu queríate e ti botáchelo todo a perder'. Eran tan poucas palabras... E cada vez que me asomaba á fiestra o efecto de asalto renovávase. Era moi poderoso. Nun muro o espazo é totalmente limitado, entón o poema debe ser moi preciso. Nada debe sobrar», sostiene la escritora. Este que señala es uno de los aspectos que más trabaja en poesía, en sus libros y en sus talleres en centros educativos. «A precisión e a contención son moi importantes ao facer un poema. E, por outra banda, na poesía da rúa, tamén é importante o efecto de asalto. Un adoita ir buscar o poema, pero... que pasa cando un vai pola rúa e o poema está no muro? Pasa algo tremendo. Dende que adquirimos a capacidade de lecto-escritura, para nós é imposible pasar por diante do muro e non ler o que pon. É un asalto! O movemento neste caso é á inversa do habitual, non imos buscar o poema, o poema vén buscarnos a nós».

¿Es poesía? «Hai pintadas que son poesía e outras que non o son. Hai un par de anos, en Sevila atopeime unha marabillosa: 'Solo el pueblo salvará al pueblo', que ten un efecto de asalto e outro de esperanza. Para o obradoiro nos coles teño unha escolma de pintadas moi diferentes que tocan moitos temas distintos», revela la autora de O pouso do fume

Hay pintadas que llevan a los muros las frases poéticas de escritores célebres, como Bécquer o García Márquez. Muchas son anónimas, porque son ilegales. «A pregunta é: Que leva a alguén a facer un graffiti na rúa? O feito de querer contar algo? Eu tamén quero contar algo e cóntoo nun libro, pero o grafiteiro escolle un muro... por que? Aí concéntrase todo no peso da obra, non no autor, senón na obra. A pregunta nos meus obradoiros é: Quederes asinar a mensaxe? Preferides que a frase se defenda soa ou queredes asinala?», explica Dores Tembrás, que trabaja desde hace años lo que tienen en común poesía y graffiti.

En la Facultade de Filoloxía de Santiago recibimos varios impactos, entre ellos este firmado por Poetiza Galiza: «Quero ser o malo da película».

Sustos poéticos hay muchos, es fácil encontrarlos en los muros virtuales, no siempre en los físicos...

«Estamos a nada de serlo todo»

«Mi fantasía textual es que comas y punto.»

«A besos entiendo, a veces no»

«Adoro todo lo que no es mío, tú por ejemplo»

«Debajo de tanto gris, vive un barrio de colores»

«No sabía que ponerme... y me puse feliz»

«Los k perrean se desean»

Añade los que más te gusten... o te asusten más.

Uno de los últimos sustos poéticos que me llevé fue en el parque de A Coruña en el que mis hijas juegan después del colegio. Dice: «Los padres no existen, son las madres». ¿De quién será?

Hay cosas que vemos y no existen, y al revés...

Feliz día de la poesía mundial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

¿Quién está detrás de los poemas-susto?