Kiko Barrera, editor del Guinness de los Récords: «Un barbero guarda pelo de sus clientes desde hace 50 años»

FUGAS

En esta edición del libro Guinness figuran el hombre que más bolas de Navidad se ha insertado en la barba, la reina Isabel, la cantante Billie Eilish y la moto de mayor altura del mundo. Arriba a la derecha, Kiko Barrera, uno de los editores de la versión en español del anuario
En esta edición del libro Guinness figuran el hombre que más bolas de Navidad se ha insertado en la barba, la reina Isabel, la cantante Billie Eilish y la moto de mayor altura del mundo. Arriba a la derecha, Kiko Barrera, uno de los editores de la versión en español del anuario Fugas

En el «Guinness World Records 2021» no figura ningún gallego, pero sí Greta Thunberg, el musical y la serie más vistos o la monarca más longeva del mundo

05 dic 2020 . Actualizado a las 15:33 h.

Con la camioneta de helados más veloz del mundo, que superó en marzo del 2020 los 118 kilómetros por hora, arranca con gracia el Libro Guinness de los Récords 2021, un clásico con una macedonia de marcas que no ha frenado la pandemia, aunque haya que dejar para próximas ediciones los récords de participación masiva. El deportista más seguido en Instagram, la monarca más longeva, la serie y el musical más vistos, la cantante mejor pagada, el hombre más alto, los pies más grandes, los manjares más caros o las colecciones y proezas más inesperadas del mundo están en este clásico que no deja de competir contra sí mismo desde los 50. Hay varios españoles en esta edición, como Feliciano López (el tenista que ha ganado más torneos individuales de Grand Slam seguidos) o Los Lobos (el equipo ganador del mayor premio de la televisión).

Pero no hay ningún gallego en la lista, apunta Kiko Barrera, uno de los editores de la versión en español del anuario.

­—¿Cómo se han seguido batiendo récords en plena pandemia?

—Cerramos la lista de récords a finales de febrero o principios de marzo. El contenido de este libro no se ha visto afectado por la pandemia.

­—¿Habrá edición el año que viene?

—Por supuesto. No se van a reflejar, evidentemente, récords de participación masiva, pero habrá otros récords online, de participación masiva online, récords que tendrán más importancia de la que han tenido hasta ahora. ¡Todos hemos hecho clases de yoga, de fitness...! El Guinness, al final, es un reflejo de la sociedad.

­—Un reflejo de lo más extraordinario y a veces más insólito de la sociedad.

—Sí. No hay que irse demasiado lejos, solo hasta el 2005, para ver que entonces la presencia de redes sociales en el libro era casi nula. Ahora están en el orden del día.

­—¿Han cambiado mucho el tipo de récords respecto a hace una década?

—Sí. Récords deportivos o de coleccionista los ha habido siempre, pero contenidos de videojuegos, YouTube o redes sociales tenían, por ejemplo, una presencia testimonial en la edición del 2005.

­—¿Qué récord te parece más llamativo de los miles que ofrece esta edición?

—El libro tiene 4.000 récords. Lo complicado es que abras una página y no te sorprenda. Recuerdo que cuando era un niño me llamaban la atención y me hacían mucha gracia las proezas físicas. Solía buscar al hombre más alto o el más bajo... O el animal más venenoso o más veloz.

­—En este libro hay unas cuantas sorpresas: el chico que es capaz de abrir más la boca, el hombre que más fichas de dominó consigue apilar en 30 segundos, el que más sillas de metal sostiene en equilibrio sobre su barbilla o el recorrido por «highline» a mayor altura.