Carlos del Amor: «Hoy pones un desnudo en redes y te lo tiran para atrás»

Te incomodará y te atrapará: «Emocionarte» revela la vida secreta de 35 cuadros que han seducido uno por uno al cronista. «Todos tenemos una marca personal», asegura. La suya nos conduce a los mundos de Goya, Vermeer, Picasso, Much, Antonio López, María Blanchard...

El escritor y periodista Carlos del Amor
El escritor y periodista Carlos del Amor

Los cuadros tienen al menos dos vidas, advierte el periodista Carlos del Amor (Murcia, 1974) en Emocionarte, premio Espasa 2020 que va por la segunda edición, una pincelada de belleza para este gris tedio que va extendiendo la pandemia. El Perro semihundido de Goya, un autorretrato de Rembrandt, El origen del mundo de Courbet, La callejuela de Vermeer, La Mujer con guitarra de María Blanchard, El beso (pero el de Much) y Un mundo de Ángeles Santos son algunas de las 35 obras que se desnudan en este ensayo peculiar en el que la mirada de Carlos del Amor se confabula con la imaginación del espectador dispuesto a entrar. «El arte nos da más armas para enfrentarnos a la realidad y discutirla», asegura Del Amor. Para disfrutarla con las intrigas de la ficción, también.

-¿Por qué estas 35 obras, por qué estas y no otras?

-Uno de los criterios es que tuviesen una historia rocambolesca detrás. Los cuadros tienen cientos de vidas: la del pintor que los creó, la de los modelos, la de los dueños, el cómo pasa de mano en mano y sus avatares... Estas tienen todos esos requisitos. Y todas son de grandes artistas, pero no sus obras más conocidas. No quería quedarme con las obras más obvias. Preferí, por ejemplo, La vieja friendo huevos del primer Velázquez, donde se va fraguando el Velázquez que deslumbrará después.

­-¿El criterio es el mismo con Picasso?

-Sí, elijo una obra que nos lleva a radiografiar a Picasso, que está enfrentándose a las Meninas de Velázquez, y como divertimento pinta esos pichones...

-¿Pero de dónde ha salido esta obra?, nos preguntamos sobre el cuadro con el que se abre el libro, «Un mundo», de Ángeles Santos. ¡Lo pintó a los 17!

-Sí, la obra de Ángeles Santos se está poniendo en valor, y Un mundo es deslumbrante, un mundo salido de la cabeza de una chica de 17 años que no había salido de Valladolid. Un día le dice a su padre que quiere una tela de tres metros por tres, y bum, hace esa obra y brilla en el Salón de Otoño de 1930. Esa obra, que deslumbró a Lorca y a toda la intelectualidad de la época, tiene un lugar de privilegio en el Museo Reina Sofía.

«Los cuadros tienen sobre todo dos vidas, la real y la que cada uno le quiere dar...»

-Los cuadros tienen una doble vida...

-Tienen muchísimas vidas, pero sobre todo dos, la vida real y la vida que cada uno le queramos dar, y esta es infinita porque depende de las miradas. Lo bonito es darle cada uno nuestra vida al cuadro e intentar confrontarla con la vida real, y con lo que el pintor quería decirnos.

-Demuestra, con este ensayo y con sus crónicas, que la realidad y el arte hacen buena pareja. ¿Cómo se consigue?

-Entiendo el periodismo cercano a las artes. No podemos escribir todos una crónica de la misma manera, sería aburridísimo.

-Hay quienes disuaden del toque personal en las piezas periodísticas.

-A veces nos ponen frenos. Yo cuando doy clases en un máster, en una universidad les digo que arriesguen y sean osados, ¡que intenten pasarse! Porque llegará alguien que les diga que aflojen y en esa media estará el punto justo. Siempre debe haber algo de riesgo en tu trabajo. No creo en la objetividad del periodismo, creo en la honestidad, en tratar de ser fiel en tu crónica al espíritu de la realidad que estás viendo.

-«Ese perro somos todos», apunta sobre el 'Perro semihundido' de Goya.

-Sí. Goya es tan actual, ese perro semihundido, buscando aire, es la sociedad hoy, intentando respirar.

«Hay quien ve 'El origen del mundo' y aún se incomoda. Facebook lo censuró»

-A «Madame X» de Sargent hubo que pintarle un tirante para evitar un hombro desnudo. ¿Está superado el pudor en el arte ante un cuerpo femenino?

-Bueno... todavía hay gente que abre el libro y cae en El origen del mundo y se incomoda. Ese cuadro lo censuró Facebook.

-¿Ve mucha censura en redes?

-Veo que se la cogen con papel de fumar a veces. A veces campan a sus anchas la xenofobia, el odio, la violencia... pero pones un desnudo y te lo tiran para atrás.

-Hay guiños de complicidad entre unas artes y otras. ¿En «La sirenita» de Disney podemos encontrar una Magdalena de De la Tour, aunque parezca mentira?

-Sí, sumergiéndote en el fondo del mar aparece eso... Y La casa junto a la vía del tren de Hopper fue la que construyó Alfred Hitchcock como morada de Norman Bates en Psicosis. Hay incluso un vídeo de Hitchcock delante de la casa en el que él mismo lo explica.

-¿Entre sus favoritos no hay ningún pintor gallego?

-No metido ninguno. Pero Picasso tuvo una etapa coruñesa, vivió durante años en el número 14 de la calle Payo Gómez. Para la siguiente entrega... ¡Gallegos y murcianos voy a meter! Porque soy murciano.

-Y viene mucho por aquí...

-Sí, voy mucho, la abuela de mi chica vivía en la calle Picavia, con uve, que ya me explicaron en su día que no era por Picabia, el pintor.

«EMOCIONARTE» La doble vida de los cuadros

CARLOS DEL AMOR

EDITORIAL ESPASA PÁGINAS 232 PRECIO 18,90

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Carlos del Amor: «Hoy pones un desnudo en redes y te lo tiran para atrás»