Carlos del Amor: «Hoy pones un desnudo en redes y te lo tiran para atrás»

FUGAS

El escritor y periodista Carlos del Amor
El escritor y periodista Carlos del Amor

Te incomodará y te atrapará: «Emocionarte» revela la vida secreta de 35 cuadros que han seducido uno por uno al cronista. «Todos tenemos una marca personal», asegura. La suya nos conduce a los mundos de Goya, Vermeer, Picasso, Much, Antonio López, María Blanchard...

06 nov 2020 . Actualizado a las 12:00 h.

Los cuadros tienen al menos dos vidas, advierte el periodista Carlos del Amor (Murcia, 1974) en Emocionarte, premio Espasa 2020 que va por la segunda edición, una pincelada de belleza para este gris tedio que va extendiendo la pandemia. El Perro semihundido de Goya, un autorretrato de Rembrandt, El origen del mundo de Courbet, La callejuela de Vermeer, La Mujer con guitarra de María Blanchard, El beso (pero el de Much) y Un mundo de Ángeles Santos son algunas de las 35 obras que se desnudan en este ensayo peculiar en el que la mirada de Carlos del Amor se confabula con la imaginación del espectador dispuesto a entrar. «El arte nos da más armas para enfrentarnos a la realidad y discutirla», asegura Del Amor. Para disfrutarla con las intrigas de la ficción, también.

-¿Por qué estas 35 obras, por qué estas y no otras?

-Uno de los criterios es que tuviesen una historia rocambolesca detrás. Los cuadros tienen cientos de vidas: la del pintor que los creó, la de los modelos, la de los dueños, el cómo pasa de mano en mano y sus avatares... Estas tienen todos esos requisitos. Y todas son de grandes artistas, pero no sus obras más conocidas. No quería quedarme con las obras más obvias. Preferí, por ejemplo, La vieja friendo huevos del primer Velázquez, donde se va fraguando el Velázquez que deslumbrará después.

­-¿El criterio es el mismo con Picasso?

-Sí, elijo una obra que nos lleva a radiografiar a Picasso, que está enfrentándose a las Meninas de Velázquez, y como divertimento pinta esos pichones...

-¿Pero de dónde ha salido esta obra?, nos preguntamos sobre el cuadro con el que se abre el libro, «Un mundo», de Ángeles Santos. ¡Lo pintó a los 17!

-Sí, la obra de Ángeles Santos se está poniendo en valor, y Un mundo es deslumbrante, un mundo salido de la cabeza de una chica de 17 años que no había salido de Valladolid. Un día le dice a su padre que quiere una tela de tres metros por tres, y bum, hace esa obra y brilla en el Salón de Otoño de 1930. Esa obra, que deslumbró a Lorca y a toda la intelectualidad de la época, tiene un lugar de privilegio en el Museo Reina Sofía.

«Los cuadros tienen sobre todo dos vidas, la real y la que cada uno le quiere dar...»

-Los cuadros tienen una doble vida...

-Tienen muchísimas vidas, pero sobre todo dos, la vida real y la vida que cada uno le queramos dar, y esta es infinita porque depende de las miradas. Lo bonito es darle cada uno nuestra vida al cuadro e intentar confrontarla con la vida real, y con lo que el pintor quería decirnos.

-Demuestra, con este ensayo y con sus crónicas, que la realidad y el arte hacen buena pareja. ¿Cómo se consigue?