Cineuropa enciende el proyector

FUGAS

Javier Gutiérrez recibirá uno de los premios del festival
Javier Gutiérrez recibirá uno de los premios del festival NACHO GALLEGO | EFE

El festival de cine compostelano programa desde hoy hasta el próximo día 22 casi un centenar de filmes reivindicando la pantalla grande

06 nov 2020 . Actualizado a las 22:49 h.

La gran pantalla se iluminará desde hoy hasta el 22 de noviembre en Santiago con la trigésima cuarta edición del festival Cineuropa. Druk (Another round), el último trabajo de Thomas Vinterberg en el que aborda la falsa tolerancia de la sociedad danesa, será el encargado de encender el proyector a partir de las 19.30 horas en el Teatro Principal. Le seguirán otros 94 filmes hasta el cierre con Ons, de Alfonso Zarauza. Toda una reivindicación del consumo de cine en salas, sentados en la butaca.

Aunque la pandemia ha obligado a reestructurar la cita, lo que se mantiene es la calidad y podrán verse filmes premiados y muy bien recibidos por la crítica en los festivales de Berlín, Róterdam, Venecia, San Sebastián o Sitges. «Tenemos más primicias y exclusivas a nivel nacional que ningún año», afirmó el director del festival, José Luis Losa. Entre ellas, Narciso em férias, un encuentro de 90 minutos con Caetano Veloso en el que relata su experiencia carcelaria durante la dictadura; o Tengo miedo, torero, una adaptación del universo LGTBI del escritor chileno Pedro Lemebel. Entre los títulos premiados que se proyectarán también se encuentran la georgiana Beginning, que acaparó todo el palmarés en San Sebastián.

Desde las butacas del Teatro Principal, el Salón Teatro, la sala Numax y el Auditorio de Galicia podrán verse los filmes de grandes nombres del cine europeo e internacional, como Andrei Smirnov, Andrei Konchalovski, Thomas Vinterberg, Phyllida Lloyd, Isabel Coixet, Cristi Puiu, Christian Petzold o Fernando Trueba. No faltará tampoco el cine asiático con lo nuevo de Kiyoshi Kurosawa, Tetsuya Nakashima, Joko Anwar o Hong Sanz-Soo, así como el latinoamericano, que llega de la mano de títulos dirigidos por Michel Franco, María Clara Escobar, Natalia Meta, Martin Kraut o Arturo Ripstein, este último con El diablo entre las piernas, que logró el galardón a la mejor dirección en el Festival de Málaga. Hay películas de 38 nacionalidades representadas en esta edición del festival compostelano, entre ellas, procedentes de Indonesia, Costa de Marfil, Corea del Sur, Japón, Georgia, China, México, Chile, Brasil, Irán, Palestina..., sin olvidarse de Galicia. Los títulos gallegos conforman el 11 % de la programación diseñada. Además, debido a la cancelación o adaptación de grandes festivales como Cannes y al retiro casi total del circuito de filmes del gigante hollywoodiense, «más que nunca el cine de autor es importante para mantener el público en las salas y los festivales cumplen una función importante a la hora de mantener vertebrada la cultura», afirmó Losa.