El mejor disco editado este año lo grabó Prince en 1986

FUGAS

BALAZS MOHAI

La reedición de «Sign 'O' The Times», que incluye 45 temas inéditos, ensancha la perspectiva de la gran obra maestra de un artista genial

02 oct 2020 . Actualizado a las 20:39 h.

Era un artista en racha. Tan confiado en sí mismo que optó por dar la pirueta definitiva en solitario. Corría 1986 y Prince despachaba a su banda The Revolution, sometida a unas condiciones de trabajo leoninas que incluían estar a su disposición para cualquier arrebato de creación, aunque este fuera a las dos de la mañana. Celoso de la importancia que el conjunto había tomado en la obra de un creador tan narcisista y genial como él, cortó por lo sano. Un frío comunicado le quitó el problema de encima y le permitió seguir trabajando a su ritmo habitual: a destajo, componiendo y grabando sin parar. La máxima de «cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando» que se atribuye a Picasso se podía aplicar perfectamente a Prince, artista cuya producción era imposible de asimilar por la industria discográfica.

En 1986 todo explotó. Lanzó el disco Parade. Hizo la banda sonora de la película Under The Cherry. Compuso los temas de Dream Factory (disco que no llegó a salir) y de Crystal Ball (que salió mucho tiempo después, en 1998, en un triple álbum). Pero, sobre todo, creó los temas que darían forma a Sign 'O' The Times, el trabajo que editaría en 1987 y que marcará el pico definitivo de su carrera. Un álbum eterno que acaba de tomar una nueva vida con la reedición puesta en circulación la semana pasada que desvela el archivo de uno de los períodos más fecundos del artista.

Queda claro que sus herederos quieren expoliar un material que Prince mantenía oculto y que seguramente, de seguir vivo, nunca vería la luz. Lo que en su día se lanzó como un doble elepé de 16 temas ahora se presenta en varios formatos. El más extenso (disponible en ocho cedés u once discos de vinilo) amplía la obra a 63 cortes más (45 en estudio y 18 de en directo), junto a vídeos, libretos, fotos raras y todo lo habitual en este tipo de artefactos.