Linda Guilala: «Sentíamos la necesidad de salir de la espiral de temas negativos»

FUGAS

LINDA CORNO

Los vigueses lanzan el recopilatorio «Espacio de tiempo», mientras preparan un nuevo trabajo con un «cierto agradecimiento a la vida»

18 jun 2020 . Actualizado a las 17:44 h.

A los vigueses Linda Guilala no los verás en el circuito de festivales de Galicia. Tampoco en el de España. Sin embargo, sí los podrás encontrar tocando en una pequeña sala en Francia un día. Otro, en un garito de Holanda. Y, más tarde, trenzando una pequeña gira en Alemania. Ello es debido a que su música, una suerte de dream-pop que alterna la bruma y el trazo claro, ha conectado con muchas otras pequeñas escenas europeas. Empujados por la vocación internacional de su sello Elefant, han editado singles en discográficas como Sonic Cathedral (Inglaterra), Dreams Never End (Alemania) o Test Pattern Records (Estados Unidos). Uniendo todos los puntos, se dibuja la constelación que explica su modo de vivir. «Es donde realmente nos sentimos cómodos», dice Iván González, que junto a Eva López y Mari Vázquez completa este trío que acaba de editar Espacio de tiempo (2009-2019), un álbum que recopila toda esa efervescencia dispersa en temas sueltos, descartes y lanzamientos exclusivos en vinilo.

—Hoy semeja que si no estás en los festivales no existes, máxime en el «indie». ¿Qué ocurre con ustedes?

—Hemos tocado en festivales con mucho público, como el FIB y otros. Pero la verdad es que lo que nos gusta es tocar en París para 120 personas. O ir a Londres y comprobar que la gente que va al concierto va a vernos a nosotros, no a un montón de grupos en un festival de los cuales a muchos ni los conocen. Los ves cara a cara y te emocionas.

­­—Escuchando este disco aparecen unos Linda Guilala iniciales muy pop y con caja de ritmos. ¿Se reconocen ahí?

—Nosotros no somos muy de mirar atrás. No nos gusta nada. Pero cuando se planteó la recopilación tuvimos que escuchar cosas que hacía muchísimo. Ha sido redescubrir un montón de cosas, la parte más pop. Pero no nos desagrada. Éramos así.