Los hermanos Gallagher atacan de nuevo

Liam reclamó una reunión solidaria y Noel hizo pública una canción inédita de Oasis durante el aislamiento, «Don't stop»


Es difícil entrever si en el futuro más lejano Oasis será recordada como esa banda británica con unas cuantas canciones exquisitas o como una especie de batalla campal entre familiares. A día de hoy, Wonderwall sigue siendo bien conocida por una mayoría incluso profana a la música y al pop, de igual manera que lo es la turbulenta relación de los hermanos Gallagher, Noel y Liam, enfrascados en su particular versión de Caín y Abel pero sin final bíblico.

Sea como fuere, si a lo largo de esta pandemia que asola al planeta se ha podido hablar de algunos acontecimientos con forma de milagro, la reunión de Oasis simula ser lo más parecido a la definición de un prodigio. Tantos son los años que se lleva diciendo que volverán que cualquier movimiento sobre este asunto rellena cabeceras a velocidad alarmante. ¿El final? Casi siempre el mismo: un par de mensajes crípticos por las redes sociales de Liam, entre la disculpa, el ataque y el teatro.

Fue Noel el que abrió el Arca de la Alianza esta vez. Aislado en su casa, debió aprovechar la cuarentena para hacer limpieza, proceso que lo llevó a hallar en un viejo baúl una canción inédita de la mentada banda, Don’t stop. «Como el resto del mundo, he tenido tiempo infinito para matar últimamente, así que pensé que finalmente vería y encontraría qué había en los cientos de cedés que tengo sin marcar en cajas alrededor de toda la casa», explicó el compositor.

Al parecer, solo existe una versión circulando de forma pirata por el mundo adelante, que sería la de una prueba de sonido de la banda en Hong Kong. Colgada ahora de manera oficiosa, el tema se convierte en la primera canción de Oasis que sale a la luz en más de una década, siendo aquel año 2009 en el que los caminos de los Gallagher se bifurcaron, cada cual con su carrera en solitario.

Silencios y pedidas

«Escuchad, en serio, mucha gente se piensa que soy gilipollas, y soy un gilipollas bien guapo, pero una vez todo esto se acabe necesitamos reunir a Oasis para un concierto benéfico», escribió el 20 de marzo Liam en Twitter. «Venga, Noel, después podemos volver a nuestras increíbles carreras en solitario. Venga. Ya sabes».

El tuit anterior fue escrito un mes antes de la publicación de la nueva canción. Sobre este asunto, Liam se limitó a decir que había algo que faltaba en todo esto «y es tu hermano, no olvides a tu hermano». Después, de nuevo a sus asuntos.

Un culebrón interminable

El llamamiento realizado por Liam en marzo fue sugerido después de que otras bandas británicas decidieran hacer lo propio, como The Smiths o The Jam. Por supuesto, el mutis de Noel fue notorio y nada opinó de este asunto, gesto habitual a los mensajes públicos que su hermano va lanzando en las redes sociales, como un juego de estrategia al más puro estilo defensa y asedio. La realidad sobre Oasis y su vuelta se antoja harto complicada. Si bien Liam ha puesto el balón sobre el tejado de Noel, este parece ajeno a cualquier idea que conlleve subirse a un escenario con su hermano.

Don’t stop figura pues como un nuevo capítulo de un culebrón inacabable, eterno piloto de una telenovela en la que Oasis se niega a desaparecer como titular de actualidad. Suena a otro tiempo, como se podía intuir, una delicada canción de britpop a marcado golpe de guitarra acústica y grandes acordes abiertos de eléctrica. «No dejes de ser feliz. No dejes de aplaudir. No dejes de reírte. Toma un pedazo de vida. Está bien retener la noche», reza su estrofa final, de poderoso mensaje en estos tiempos, por qué no. Tal y como dice uno de los comentarios de YouTube, es un billete de 50 libras que encuentras en esa chupa de invierno que hacía tiempo que no te ponías. Difícil buscar mejor definición.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Los hermanos Gallagher atacan de nuevo