Miriam Rodríguez: «Me da fobia ver mis vídeos de 'OT'»

La artista gallega presenta hoy su álbum «La dirección de tu suerte». Un trabajo enfocado a los directos, en donde se ve a una Miriam más guitarrera y alejada del pasado. «Pensé en no sacar el disco ahora, pero la música no debe parar»», confiesa


Desde los 11 años Miriam Rodríguez (Pontedeume, 1996) sabe que el éxito solo se consigue con esfuerzo. Se curtió cantando en la calle, en restaurantes, y en bodas hasta que en el 2017 Operación Triunfo le cambió la vida por completo. Desde entonces, la artista gallega ha demostrado ser esa leona que la situó en el talent en el tercer puesto, y ha aprovechado todas las oportunidades para hacer notar que la suya es una carrera de fondo. Su álbum Cicatrices fue disco de oro y los 44 conciertos que dio el año pasado han convertido a Miriam en una de las cantantes más aclamadas en los directos. Ese público fiel la esperaba para la gira que iba a comenzar el 2 de mayo y que ha tenido que retrasar por la pandemia, al igual que la presentación física de La dirección de tu suerte, que hoy ofrece on-line. Miriam le ve el lado positivo: «Hay que ponerle optimismo y toda la fuerza para ganar».

 -¿Cómo llevas la cuarentena?

-Aquí, en Madrid. De la mejor manera que puedo, la verdad. Esta situación está siendo complicada para todos; yo intento ponerle optimismo, lo llevo con calma y con paciencia.

 -Tú has tenido que retrasar la presentación física del disco, pero lo lanzas on-line.

-Sí, al final todos estamos yendo sobre la marcha porque esta situación crea mucha incertidumbre, también de lo que va a pasar de aquí en adelante. Tendremos que ir recuperándonos poco a poco y que nos pille con mucha fuerza para empezar con las pilas cargadas porque tendremos que remar bastante. Yo decidí aplazar la gira que comenzaba el 2 de mayo en Cartagena, hace unas semanas la probabilidad es que quizá con suerte la podríamos empezar el 30 de mayo, pero si las cosas siguen así, tendremos que ir aplazándola hasta que todo vuelva a la normalidad y sepamos, con toda seguridad, que se puede hacer como se debe. Ahora la prioridad es otra. Ojalá el peor de los males sea tener que aplazar.

-Para artistas como tú, que el año pasado hiciste 44 conciertos, ahora tener que hacer este parón cuando tienes tanta ansia de público para mostrar todo tu trabajo no debe ser fácil.

-Sí, es un descontrol y un desconcierto a todos los niveles. No te voy a negar que tengo muchísimas ganas de empezar la gira, de poder estar en contacto con el público, hacer las firmas de discos, pero nadie se había imaginado esto. Yo creo que hay mirar el lado positivo, hubo que reinventarse y por mi parte decidí no aplazar la salida del álbum.

 -¿Por qué?

-Porque creo que la música no debe parar y en estos momentos si cabe todavía más. La música forma parte de nuestro día a día y yo tengo un compromiso con mis seguidores que están esperándola. Es una de las mejores maneras que tengo de ayudar. Aislándome de todo el tema estadístico, para mí es más importante poder compartir y estar en contacto en estos momentos tan difíciles, aunque sea a través de las redes, con todo mi público. Hay que hacer un llamamiento a la calma, a la positividad, porque lo importante es escuchar música y que esto no se pare.

 -Hoy afortunadamente hay muchos medios para llegar a la gente.

-Está claro. Yo leí muchos comentarios, mucha gente consideraba que lo más sensato era que yo aplazase todo. Pero yo creo que se puede llegar igual, ahora podemos compartir música, opiniones, puedo leerlos, puedo lanzar desde casa mis directos, voy a hacer una presentación con mi banda en streaming a las 20.30 hoy; y bueno, tienes que recolocarte y darle solución a todo esto. La música tiene que estar ahí.

 -El título del disco es «La dirección de tu suerte». Quisiste que quedara clara la intención.

-Sí, totalmente. La dirección la pone uno mismo; y yo siempre diferencio la suerte de la buena suerte. La suerte va y viene, pero la buena suerte yo creo que se trabaja, se cultiva. Esta es una carrera de fondo y hay que seguir aprendiendo, mejorando día a día y en eso estoy. Precisamente, hay que hacer cosas para que pasen cosas. Las circunstancias se crean, hay que provocar esa buena suerte. La vida siempre te devuelve lo que tú le das. En todas las canciones del disco toco el tema de la suerte de distintas maneras, y en La dirección de tu suerte hablo de que una escoge el camino, la suerte se trabaja y se dirige.

 -Tu single «Desperté» recoge esa idea de resurgir desde abajo, de rehacerse. ¿Era la intención de ir en esa dirección?

-Sí, es una especie de volver a empezar encontrando el camino. Todos alguna vez nos preguntamos quiénes somos, qué queremos ser y adónde vamos. Hay momentos en que nos lo planteamos y para mí Desperté marca ese punto de inflexión entre mi disco anterior y este. Es una especie de metamorfosis y reflexión en el sentido de que hay que equivocarse muchas veces para darse cuenta de las cosas: es bueno equivocarse, tropezar y caerse para después levantarte y aprender de los errores. Desperté tiene esa narrativa, todo lo que cambió en un año a nivel artístico.

 -¿En qué te equivocaste tú?

-Bueno, yo creo que en muchas cosas. Es humano.

-Fuiste disco de oro con «Cicatrices»…

-Sí, pero a lo largo de tu vida te equivocas muchas veces, tomas decisiones incorrectas. O te das cuenta de pronto de que tu camino es otro y coges las riendas a todos los niveles: producción, música, estás en todo. Y ese fue mi caso. Puede que este trabajo tenga muchos errores, pero a raíz de eso he aprendido. Si lo comparo con mi anterior disco creo que hay una evolución a nivel musical y también en las letras. Es una evolución notable.

-La producción está muy cuidada, apostaste por el show, más natural.

-Sí, para mí haber hecho una gira tan grande el año pasado, compartir tanto con el público me ha hecho crear un trabajo desde otra perspectiva. Pensando ya directamente en los conciertos y en ese público.

-Está dirigido a esas guitarras, esos coros…

-Totalmente. Todo está pensado, desde las primeras maquetas a guitarra y voz está enfocado a los directos para compartir con el público, corearlo, también pensado para mi banda, para que todos lo disfrutemos. De hecho, añadimos una guitarra más por eso.

 -Sueles insistir mucho en la banda, en la necesidad de hacer grupo, de ser una piña, de estar todos motivados.

-Es vital que en un proyecto estés involucrado y te sientas parte. Para mí mi banda es fundamental, todos además de ser grandes músicos son grandes personas. Tengo la gran suerte de sentirme con ellos como con mi familia, y de compartir esto. Yo necesito de la motivación de mi banda para salir al escenario y dar el cien por cien. Es una energía que se traspasa y por eso mismo necesitamos estar conectados para darle al público lo que verdaderamente hay ahí. Para mí ellos son vitales.

 -En esa energía, ¿eres tú la más motivadora? ¿Eres esa leona o esa rabuda que dices que eres?

-Tiramos todos de todos. Cada uno tiene su carácter diferente, algunos somos más cañeros, otros son más tímidos, nos complementamos superbién porque somos una banda diversa y porque todos somos una piña. Yo sí soy de las que está siempre de broma y me gusta estar de buen rollo, sí que me gusta que el ambiente de trabajo sea ese. Estar siempre en armonía y en esa onda de buenrollismo porque de lo que se trata es de disfrutar y pasarlo bien.

 -No sé si has trabajado este disco muy en calma, has estado en México en Londres, ¿tú compones en la intimidad?

-Suelo componer por la noche y altas horas de la madrugada, aislada del mundo y a mi rollo. Ya sea con la guitarra o con el piano. De ahí salen cosas que luego cuajan o no, pero para que salgan hay que sentarse: es también un hábito.

 -¿Es una rutina que hay que marcarse?

-Sí, además de que mi trabajo me gusta, no deja de ser un hábito que cultivar. No sale solo, aunque la inspiración te pueda venir en algún momento y puedas apuntar una idea, o una nota, luego necesitas sentarte horas y que muchas veces no salga nada para que un día salga algo.

-En el 2017 fue el bum de «O.T», luego sacaste «Cicatrices», que fue disco de oro, y ahora este. ¿Tienes pensado dar fruto constantemente?

-Si la industria me lo permite y tengo esa suerte de seguir en este mundo, mi ilusión es esa: seguir componiendo y trabajando. Esta es una carrera de fondo, quiero seguir aprendiendo y dando todo.

 -¿Qué has aprendido este año?

-Uf, de todo. Aprendí a grabarme a mí misma, cosas que a nivel tecnológico desconocía. Cuando tú coges las riendas de todo y te lo manejas tú te ves solucionando aspectos que antes ni sabías, lo bueno es que tengo un gran equipo que me ha ayudado mucho.

 -¿En qué crees que es mejor este disco?

-Es una evolución, la producción es superfiel, la banda en directo. Estuve encima de cada violín, de cada piano, de cada nota que hay. Y se aprecia ese salto a nivel musical. Hay también una variedad de canciones y a nivel estilo se ve por donde me inclino yo, ese pop-rock en esencia, y todo el disco tiene una coherencia: esa Miriam con su guitarra, más pop-rockera, se ve más claramente el nivel donde yo me posiciono, con esa guitarra.

 -Una guitarra que llevas tocando desde los 6 años, tu seña de identidad.

-Sí, la guitarra es algo que forma parte de mí. Desde hace dos años me acompaña la eléctrica, con muchos colores, y es además la que aparece en la portada del disco. Con ella hago referencia también a esa dirección que le da título, es una guitarra que me caracteriza mucho, esa fuerza que transmito desde el escenario y que forma parte de mí.

 -¿Qué parte hay más gallega de esta Miriam?

-Todo, todo. Yo creo que me voy a la Luna y se me nota, es inevitable esta conexión que tengo yo con mi tierra, mi familia, mis raíces, con mi gente. Es difícil que no se transmita en todo lo que hago. De hecho hay una canción, Home, que habla de mi casa, de lo que echo de menos a mi gente y de las ganas que tuve de volver con los míos. La gente que he perdido por el camino, que echas de menos y de pronto desaparece. Home refleja lo que yo siento con mis raíces y lo que es Miriam arraigada a su tierra y a su manera de ser tan gallega.

-¿Es verdad que no puedes ver los vídeos de «OT»?

-Sí, sí. Me da cierta fobia. Ya estoy en otra etapa de la vida, esa se quedó atrás. Estoy muy agradecida de haber estado ahí, pero ya estoy en otro punto.

-¿Sigues escuchando música tan variada o estás enganchada a alguien en concreto?

-Escucho de todo, de todo. Latina, urbana, pop… Pero últimamente escucho mucho a Izal, me gusta esa idea del grupo que es banda. Escucho también a Coldplay, pero no dejo de empaparme de todo tipo de sonidos, no soy nada prejuiciosa­.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Miriam Rodríguez: «Me da fobia ver mis vídeos de 'OT'»