Novelones para aliviar la cuarentena

Son obras de peso, en cantidad y calidad. Varias personalidades del mundo del libro ofrecen sus remedios: Steinbeck, Galdós, Torrente Ballester, Almudena Grandes, Riveiro Coello, Upton Sinclair, una joya «noir» de los 70 o mil páginas para viajar. Como dice Eduardo Mendoza, hay que dejar el botellón y pasarse al novelón. ¿Cuál eliges?


Hay un remedio para cualquier clase de crisis, la ficción bien cocinada, o la realidad en su punto de ficción. Puede haber gozos en las sombras de este encierro. Hay una edición de Los gozos y las sombras, de Torrente Ballester, que lo tiene «todo», revela Carlos Coira, de la Librería Trama. Es la edición del maestro que Alfaguara preparó para el vigésimo aniversario de su fallecimiento. Los gozos y las sombras, receta natural para aliviar la cuarentena, nos lleva a Pueblanueva del Conde, lugar de la costa gallega reconocible donde los aires de cambio despeinan la quietud secular. El regreso de Carlos Deza se ve en la villa como la última posibilidad de discutir la supremacía de Cayetano Salgado, salaz amo de Pueblanueva. Torrente nos mece de vuelta a la Galicia de los 30, para mostrarnos una forma de ser, una lidia por el poder y el estatus que cala con lluvia de contrastes, conflictos, pasiones. Su narrativa arrecia con parsimonia feliz. Empápense.

En esta edición, de la biblioteca de mis padres los leí yo, dudando como Clara Aldán entre Carlos y Cayetano. ¿Aún recuerdan la serie?

Muévanse al ritmo del recuerdo. Como en esos viajes que se hacen más con los azares del gusto que con la guía de la razón, viajes como los que protagonizan El esnobismo de las golondrinas, más de mil páginas que atraparán al vuelo su curiosidad para llevarla fuera de los lugares comunes. Los hitos de nuestra cultura se descubren desde un punto de vista filosófico, personal, que pide una lectura larga como una sobremesa de verano. «Esta obra de Mauricio Wiesenthal puede leerse de forma aleatoria, porque son capítulos independientes y cada uno un viaje. No defrauda a ningún buen lector», asegura Begoña Varela, de Lume.

"Apetecen novelas de peso, personajes a los que pasen cosas importantes, que les hagan afrontar la verdadera vida. La novedad es hoy un anacronismo"

Busquen «el efecto espejo» en los libros que tenemos en casa, les invita a mirarse Esther Gómez, librera de Moito Conto: «Apetecen sagas, libros de peso, personajes no muy contemporáneos a los que les pasen cosas que les hacen afrontar la verdadera vida». Tiempo de lectura y relectura. De Tú no eres como otras madres, que nos lleva «al Berlín de los 20 en que parecía todo vida bohemia, intelectual, y de repente la mujer protagonista y su familia se ven abocados a irse a una Hungría muerta de hambre», reseña quien propone alejarse de las novedades para zambullirse en la serie de los Cazalet, de Elizabeth Jane Howard, «lectura deliciosa ambientada en el período de entreguerras».

DE LA HISTORIA AL «NOIR»

Los adictos al noir pueden guardar fidelidad al género con la Trilogía de Deptford, clásico canadiense de los 70 de Robertson Davies. Unas migas: la muerte de un magnate da pie a la trama de una de las sagas más celebradas del XX. ¿Quién mató a Boy Staunton? Descubran el terror de lo maravilloso. «Son tres novelas cunha cousa moi curiosa. Cada unha está contada por un narrador distinto. A partir da segunda novela, temos máis información có narrador», avanza Coira.

Europa brillará en el interés del lector con la saga de la editorial Hoja de Lata que recomienda Esther Gómez: la serie de Lanny Budd, de Upton Sinclair. Títulos como El fin del mundo  y Entre dos mundos sirven la crónica altamente literaria de un tiempo convulso que combina ingredientes históricos y folletinescos. Lanny Budd es hijo ilegítimo de uno de los mayores fabricantes mundiales de armas; a pesar de su fachada de playboy, Budd ha pagado un alto precio por sus amistades con artistas judíos e izquierdistas (lean un fragmento de la cuarta entrega de la saga, Ancha es la puerta, en la web de Hoja de Lata).

Los episodios nacionales de Almudena Grandes, que acaba de servir su última entrega, La madre de Frankenstein, pueden ser sofá y manta para aquellos con ganas de echarse a leer, desde los puntos ciegos de la historia, sobre la España de la posguerra. Y Pérez Galdós, «Miquiño mío» para Pardo Bazán, les dará mucho y bueno que leer en su centenario: Fortunata y Jacinta, viven confinadas con sus historias de casadas, para el disfrute lector, en la que es para muchos la obra maestra de su autor. 

Cosas que los nietos deberían saber, del músico Mark Oliver Everett, no es muy voluminoso, pero sí de los mejores libros de autoayuda que escribió alguien sin proponérselo; aquí el relato de un ciclo de desgracias que culmina en una extraña y maravillosa autobiografía musical.

«La tetralogía Dos amigas, de Elena Ferrante, es un placer como pocos. Empecé con la primera, La amiga estupenda, probé la segunda novela ¡y no pude parar! Esta historia de amistad nos lleva de la mano de dos niñas, Nanú y Lila, a un barrio de Nápoles como un succionador de infancias», advierte la librera Mercedes Corbillón, de Cronopios, que también receta El jilguero, de Donna Tart, si quieren suspense dickensiano con Pulitzer.

Recuperen la Libertad con Jonathan Franzen, retrato de una familia del Medio Oeste americano en varias décadas. Abran esta puerta para conocer a Patty, madre ejemplar que sabe cómo escoger un colegio para los niños. Junto a su marido, Walter, abogado, aporta su grano de arena para construir un mundo mejor, pero este es el espejo de un sueño que se rompe.

A la conquista de la casa

As uvas da ira es la receta del escritor Manuel Rivas. «No tempo da Gran Depresión, despois do crac do 29, e da catástrofe ecolóxica do Dust Bowl, a gran seca, é a loita das vidas esmagadas por limpar o medo e agromar de novo», señala el autor de Vivir sen permiso. «É una novela que atravesa o tempo, anticipatoria. Se tes espazo, só o capítulo XIV enche un confinamento. É algo bíblico».

No se queden sin bocadillo. Hay cómic en esta biblioteca con propuestas para saborear el tiempo, como las sagas de Sandmand o Watchmen. «E hai un cómic espectacular de Daniel Torres, La casa, crónica de una conquista, que conta a historia do que é a casa desde o Neolítico ata o XXI», señala Carlos Coira sobre una lectura singular que nos ilustra sobre cómo hemos ido construyendo nuestro espacio entre cuatro paredes a lo largo de la historia.

O libro da filla, de Inma López Silva, es una de las recetas para la temporada del escritor Francisco Castro, director de Galaxia. «Un novelón nos dous sentidos da palabra. Unha novela dura que axuda a comprender o complexa que poder ser a alma humana e a situación política actual, co auxe da ultradereita», señala el editor, que ve además en Philip Roth una grata compañía. «Me casé con un comunista é a gran obra de Roth, e para entender unha parte do que é EE.UU. e a cultura occidental do XX. É a historia do pánico cando empeza a caza de bruxas», comenta el autor de Tantos anos de silencio.

Laura no deserto, de Antón Riveiro Coello, es propuesta unánime de nuestros libreros, una aventura vital literaria que nos lleva a la primavera del 82 en Barcelona y de Compostela a Nueva York y A Pobra en 720 páginas que enamoraron a Corbillón y al club de lectura de Trama.

V y V, Violación y Venganza, de Pilar Bellver, es la receta de la bibliotecaria Sira González, que trae al presente el mito de Progne y Filomena en una historia «tan ben narrada que nos acompaña sempre. As voces das irmás protagonistas son inesquecibles, como as conversas e o periplo que seguen nas 800 páxinas do libro».

«La gente debe tirar de lo que tiene en casa. ¿Tienen Vida y destino, de Vasili Grossman? Adelante, este puede ser el momento», propone Esther Gómez, que menciona también entre sus favoritos para este encierro Resistencia, debut de Rosa Aneiros en Xerais, que invita a recorrer la historia política y social de Portugal, a través de la vida de personajes de distintas generaciones, desde los años 20 hasta la década de los 90, y As rulas de Bakunin, premio García Barros, «marabilla narrativa de Riveiro Coello» que les lleva a asomarse a otras vidas, desde el amor en un marco de represión y exilio, a través del relato y las cartas que escribe el octogenario Camilo en 1992 a su mujer fallecida, Rosalía (a la que llama «rula»). 

Yo me asomo (¡al fin!) a Qué fue de los Mulvaney, retrato famliar de Joyce Carol Oates tejido en la América de los 70, que se sostiene en cada página, y a la confesión brutal de Iluminada, descarnada autoficción de maternidades infernales de Mary Karr (El club de los mentirosos) que, si no nos mata, nos hace más fuertes.

Se acabó el turismo de botellón. La vacuna está en casa. Viajen al novelón que prefieran. Van a encontrar sitio, fijo.

Momentos estelares da humanidade, de Stefan Zweig (en gallego en Kalandraka), es la guinda de Moito Conto para resistir e iluminar «a noite do efémero».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Novelones para aliviar la cuarentena