Marta Sánchez: «Yo fui la Rosalía de mi generación»

CARLOS CRESPO

FUGAS

MARCOS CREO

La cantante actúa el sábado en A Coruña junto a La Unión, Javier Gurruchaga y Alejo Stivel. «Claro que cantaría el himmo gallego, me siento muy gallega», asegura

21 dic 2019 . Actualizado a las 00:08 h.

Hurtó los sueños, no todos confesables, de una generación. En los 80 fue objeto de deseo y devino en estrella del pop. Quizá la primera que realmente como tal tuvimos en este país. Con sus divismos, sus deslices y sus salidas de tono, pero con hitos en lo musical difícilmente comparables. «Fui la Rosalía de aquellos años», llega a decir. Hoy, desde la templanza, que no el sosiego, que le dan tres décadas y media de exitosa trayectoria profesional, con apenas claroscuros, Marta Sánchez (Madrid, 1966) se afana cada día por imponerse y sobreponerse a su personaje.

-¿Pasará las Navidades en A Coruña, donde vive su madre?

-Sí. Normalmente se viene mi madre a pasarlas con mi hija y conmigo a Madrid pero este año, aprovechando que tengo este concierto, las pasaremos en A Coruña.

-¿Se ha reconciliado ya con la ciudad o sigue siendo ese lugar maldito al que apenas se puede acercar?

- No, A Coruña no será una ciudad maldita jamás. Se dio la circunstancia de que en ella pasé los 20 peores días de mi vida, cuando murió mi hermana. Pero la ciudad no tiene la culpa. Tengo unos recuerdos maravillosos de mi infancia y de mi adolescencia en A Coruña. Con mi tía Lola y mi tía Chon, tomando el aperitivo todos los mediodías con mis padres por los Cantones, con mi pandilla en la plaza de Vigo, yendo al cine París… Esos recuerdos perduran y no se me van a borrar nunca.

-En esta ocasión viene para participar en un festival de los 80. ¿Qué tuvieron los 80 para que 40 años después sigan despertando tanta pasión?

-Fue una década de muchísimos cambios y novedades en la música pop. La llegada del tecno, la electrónica, los nuevos románticos... Se hacían buenísimas melodías, había arreglos increíbles y se ponía muchísimo cuidado en las letras. Jo, había canciones que eran auténticas cartas de amor. No como las letras que hoy escucha mi hija, que son pornográficas. Los 80 y primeros 90 fueron, sin duda, los años de oro del pop. Grupos como Los Secretos, Mecano, Nacha Pop… Hasta de Loquillo, que no era muy pro Marta Sánchez pero yo sí que era pro Loquillo. Fue una década de muchísima creatividad. Había muchísima oferta de estilos. Hoy todo camina hacia una misma tendencia.

-¿Siente nostalgia de aquellos años?

-Siento nostalgia de la infraestructura de la industria y de la forma de trabajar. La carrera de una artista entonces era como de película. Hoy se saltan muchas reglas y es todo más frío. Se ha perdido el respeto a la música. Quizá porque hoy es virtual. Y también siento nostalgia del apoyo por parte de los medios, sobre todo de las radios, en las que hoy parece que ya no tienes cabida sencillamente por tu edad.

-¿Cree realmente que esa es la razón?

-Claro que lo es. A los artistas de nuestra generación se nos considera ya mayores para ocupar esos espacios. Pero no solo en la música. Hoy es muy difícil mantenerse cuando cumples cierta edad. Pero no todas tenemos 20 años como Rosalía. Yo, en mi juventud, fui una Rosalía para mi generación. Y ojo, que a ella tampoco le va a durar toda la vida. Yo fui un fenómeno social en España, me consideraban sex symbol y tuve no sé cuántos números uno… Pero igual que tuve eso en aquellos años hoy debería tener el sitio y el respeto que creo que me he labrado.

-No es su caso pero no son pocos artistas de aquellos años que siguen viviendo del revival de un par éxitos sin haber aportado nada nuevo desde entonces.