Javier Peña: «Los escritores somos grandes infelices»

FUGAS

PACO RODRÍGUEZ

El hombre en la sombra que fue Javier Peña como trabajador de la Xunta se diluye en «Infelices», el debut narrativo con el que este coruñés se ha convertido en una de las grandes sorpresas literarias del año

29 nov 2019 . Actualizado a las 10:39 h.

Desde que estudió Xornalismo, su trabajo consistió en escribir. Primero, para un medio deportivo. Después, para las consellerías de Cultura e Turismo y Traballo e Benestar. Un día Javier Peña (A Coruña, 1979) dijo adiós a una vida de asesor frustrado y decadente para brillar con su propia voz en un libro que, a pesar de su título, Infelices (Blackie Books), es una lectura feliz. Con Compostela como escenario, la tiranía de las expectativas une a unos treintañeros que se hacen llamar a sí mismos el Círculo de Viena. Los balances asoman a sus existencias como un precipicio con forma de número: 40. Con humor y una técnica narrativa fresca, sus infelices asaltan las librerías y los corazones de los lectores.

-¿Es más feliz ahora, con 40 y escritor?

-Vamos progresando adecuadamente. Estoy bastante más feliz. Lo que no quiere decir que lo esté plenamente. Creo que eso nunca lo voy a conseguir.

-Entre los suyos, ¿cómo digirieron el salto?

-Me felicitan por la valentía. Al final, todo aquel que está metido en un bucle, en un trabajo que no le satisface, quiere dar ese paso. No todos pueden. En mi caso, hubo varios factores importantes. El primero, que Blackie Books comprara la novela. Ese golpe de suerte lo tuve mientras estaba en el trabajo en el que era infeliz. Que mi mujer aportara unos ingresos más estables me permitió dar el salto. Esa valentía fue con una red.