Mapa literario de las zonas más sensibles de tu cuerpo

¿Conoces el patrimonio del tobillo, has vivido las revoluciones del cabello, sabes lo que vale una barriga soberana? Andrés Neuman celebra el cuerpo letra a letra en «Anatomía sensible», un pico erógeno en su escritura


«Comencemos por el pecho masculino». No es mal comienzo el que propone (curiosamente, ya en mitad del libro) Andrés Neuman (1977), que nació y pasó la infancia en Buenos Aires, terminó de crecer en Granada, fue El viajero del siglo (en 500 páginas) y revela ahora «las trascendencias de la piel» o las «revoluciones del cabello» en un breve (y dos veces bueno) homenaje al cuerpo. Neuman invita, entre otras cosas, a conocer y guardar el patrimonio del tobillo, a descubrir la calidad de espía del cuello, o a constatar que «las puntitas del pie, patrocinadas por la literatura cursi, nos elevan». Desde luego. ¿Publicidad? Sí, gracias, si es Anatomía sensible, una sorpresa que va de lo natural (cada vez más desatendido) a lo sociopolítico. Este pacto de Estado único por la conciliación de cuerpo y mente, de arte y vida, de realidad y deseo, que ingenia Neuman se aleja sensiblemente, con humor y ternura, con exquisitas maneras, del canon y los estereotipos en serie. El autor de Fractura invita a celebrar la identidad más visible y secreta de tu cuerpo (de todo cuerpo, en sentido físico y metafísico) sacándole la lengua —con sustantivos, adjetivos, piruetas sintácticas y metáforas— a la irrealidad virtual de la belleza Photoshop, que impone el modelo dominante, cargándose sin querer queriendo el encanto de diferencias, imperfecciones y matices. Del «matiz de ano» escribe, precisamente, Neuman, sin dejar de valorar la «magnitud de la cabeza», demostrando en cada frase su frescura y su solvencia como narrador poeta, en una suerte de diccionario literario de usos juguetón y resolutivo, que mueve a quererse con vello, cicatrices y barriga.

¿Sientes la tentación de hacer la dieta del año por tu curva de la felicidad? Deberías leer esto: «Una barriga enseña a amar la realidad [...] Cada línea abdominal tiene su prosa: en una barriga culta no hay párrafo que sobre». A este libro no le quitaría ni el miligramo de una coma. Todo proteína.

Estos cuentos o ensayos, que van por partes del cuerpo sin afán divisorio, no tienen la sensibilidad a flor de piel, sino raíces, y el aguante de un autor de fondo en la carrera semántica por usar cada palabra en su medida. ¿A qué velocidad cae una lágrima? Descúbrelo leyendo a Neuman, que se atreve incluso a hablar del «pene sin atributos» y a advertir lo que cuesta tener «una vagina propia». «La vagina ha atravesado un parto histórico para gestar su espacio», escribe el autor de Fractura.

Andrés Neuman vuelve a exhibir ese cuerpazo literario que tiene, y en el que habita, por partes, el alma.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Mapa literario de las zonas más sensibles de tu cuerpo