Así actúa una auténtica dama


Maggie Smith no ha visto un solo capítulo de Downton Abbey. Se lo confesaba, con esa ironía marca de la casa, para finalizar a carcajadas, a una sorprendida Judi Dench en el delicioso documental Nothing like a dame. Ambas actrices, que han sabido pasar con maestría de Shakespeare a los taquillazos, quitaban hierro a la fascinación que por ellas sienten las audiencias más jóvenes, las que las conocieron cuando ya peinaban canas. Porque habrá quien piense que Maggie Smith nació para el cine cuando se convirtió en la profesora McGonagall de la saga Harry Potter. Y aquí es de nuevo desternillante descubrir cómo dos actores como ella y Alan Rickman se enfrentaban al rodaje de las películas protagonizadas por el joven mago. Desde luego, mucho menos hechizados que el público.

A sus 84 años, Smith reina en las pantallas gracias al paso al cine de la serie Downton Abbey. Retoma al personaje de Lady Violet Crawley, condesa viuda de Grantham, un caramelo pensado para ella por Julian Fellowes, el autor de Gosford Park, una versión mucho más dura del tradicional arriba y abajo británico firmada por Robert Altman, en la que Smith bordaba otra condesa igual de esnob pero mucho menos amable y divertida. Pero antes de interpretar a ancianas magas y condesas viudas, Maggie Smith fue joven. De hecho, solo tenía 57 años cuando interpretó a una octogenaria Wendy en Hook (Steven Spielberg, 1991). Curtida en la larga tradición teatral británica, triunfó en los 60 con su papel de Desdémona en el Otelo de Shakespeare. De hecho, este mismo papel le valdría su primera nominación al Óscar en la versión cinematográfica coprotagonizada por Laurence Olivier. Lo ganaría en el año 70 por Los mejores años de Miss Brodie, y de nuevo (esta vez como actriz de reparto) por California Suite. Tres Globos de oro, siete Baftas, cuatro Emmy, un Tony... jalonan su larguísima carrera. Sin ganas, de momento, de echar el freno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Así actúa una auténtica dama