«Sé que seguiré siendo 'el de Los Piratas' y lo llevo con orgullo»

Tras ocho años de silencio, el músico vigués Fon Román publica hoy un disco complejo y honesto, escrito «a corazón abierto», concebido y grabado en México


Reinventarse exige a veces huir de uno mismo. Y no hay huida más temeraria. Fon Román la afrontó desde México, donde ha vivido los últimos ocho años. Allí, tras un proceso de catártica depuración concibió La chispa, la llama y el humo, el disco con el que ahora, a este lado del charco, retoma su carrera musical. Y lo hace con rotundas credenciales. No es ni mucho menos un disco cualquiera. Emociones a flor de piel tensan este trabajo musicalmente presentado con exquisita pulcritud. Pura orfebrería pop tallada mano a mano con Gustavo Guerrero, el productor de Natalia Lafourcade. Con influencias de aquí y de allá, de Wilco y de Serge Gainsbourg. Guiños al pasado y ecos del futuro resuenan en estas canciones. Algunas de las cuales están siendo presentadas en acústico en selecta compañía: Izal, Coque Malla, Zahara y, cómo no, su excompañero de grupo y siempre amigo Iván Ferreiro.

-Con Iván ha grabado «El equilibrio es posible». Tremendo guiño.

-Cuando me planteé grabar en dúo acústico esa canción no tuve ninguna duda, Iván fue la primera persona que se me vino a la cabeza. Sí, seguimos teniendo muy buena relación.

-¿Tiene asumido que durante una larga temporada va a seguir siendo «el de Los Piratas»?

-Sí, claro. También Morrisey es el de los Smiths. Tu primer grupo de éxito siempre queda ahí. Yo lo llevo con orgullo.

-¿Siente nostalgia de aquellos años?

-Algo de nostalgia siempre aparece. Lo que vivimos en aquel momento fue muy fuerte y muy intenso. Pero no anhelo revivirlo.

-«Fantasmas, os liquido», dice en esa canción. ¿Lo ha conseguido?

-He conseguido aceptarlos. Cuando uno tiene una buena relación consigo mismo esos fantasmas se alejan sin que tengas que luchar contra ellos.

-De las letras de «La chispa, la llama y el humo» dice que están escritas «a corazón abierto».

-Sí, sí, totalmente. Yo era de los que creía que al abrirme me mostraba frágil. Y es justamente a la inversa. Cuando te abres así, lo que demuestras es que eres mucho más fuerte.

-¿Cómo definiría musicalmente este disco?

-Influencias conscientes no había muchas, pero sí que había una serie de discos que estuvieron encima de la mesa.

-¿Cuáles eran?

-Pues eran sobre todo clásicos. Creo que este disco suena a clásico. Estaba muy presente el disco blanco de The Beatles, en el sentido de que cada canción tiene su propio ecosistema, ninguna se parece a otra. También los discos de Serge Gainsbourg, con esa voz tan cruda y tan presente, el Sky blue sky de Wilco y esas atmósferas creadas con lo mínimo o algunos trabajos de Phil Spector con The Crystals y The Ronettes.

-En estos últimos años la industria musical ha dado un vuelco importante. ¿A qué aspira Fon Román en el actual contexto?

-A seguir dando pasos. Pero el tamaño de esos pasos no depende solo de mí. Tal y como yo los concibo, los discos son una parte, un tiempo de mi vida esculpido en canciones. Ahora, a lo que aspiro es a trasladar al directo lo que hay en este disco, a tener una gira digna que me permita involucrar a más músicos y a poder seguir creando.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Sé que seguiré siendo 'el de Los Piratas' y lo llevo con orgullo»