Amaia: «Lo único que tenía claro era la libertad total»

Con su disco de debut a la vista, la ganadora de «OT 2017» da esta noche en el Portamérica su único concierto en Galicia de todo el verano


Ya hay título: Pero no pasa nada. También, fecha de salida: el mes de septiembre. Y conocíamos tres temas de adelanto: Un nuevo lugar, El relámpago y Nadie podría hacerlo. El primer trabajo de Amaia Romero es, sin duda, el disco más esperado del pop nacional este 2019. «Estoy cantando las canciones en los conciertos y ya recibo un poco de feedback. Creo que está gustando bastante y me tranquiliza. Tengo muchas ganas de que salga ya de una vez», dice antes de desembarcar en el festival Portamérica, donde hoy adelantará su contenido.

-¿Percibe la presión de ser para muchos la gran esperanza del pop nacional?

-Sí, la noto pero no hago mucho caso e intento que no me afecte. Siempre habrá opiniones de todo tipo. Es imposible gustarle a todo el mundo y en estos momentos me centro más en lo que opino yo y mi círculo de confianza. A lo otro, a veces le echo un vistazo por entretenimiento.

­-Busco información sobre usted y las fuentes, por lo general, son las publicaciones de prensa rosa. ¿Qué le parece?

-Después de salir de Operación Triunfo y estar tres meses en un canal 24 horas puedo entenderlo. No he sacado nada de música y lo único que se conoce de mí es mi persona. Ahora mismo eso está disminuyendo mucho. Se está normalizando la situación y veo que hay más interés por mi música que por mi vida privada.

­-Mejor, ¿no?

-Sí, es algo que me tranquiliza mucho.

-Cuando lanzó el primer adelanto, «Otro lugar», rompió todos los esquemas. Jamás nos hubiéramos imaginado un tema así de una ganadora de «OT».

-Cuando lo grabé no lo hice pensando en que sería la primera canción que iba a sacar. Pero en ese momento me pareció perfecta para separar dos etapas de mi vida. La segunda arrancaba así, con música propia. Eso era lo que quería plasmar.

­-Antes había participado en el festival Primavera Sound. Recalcaba entonces que era normal que una persona que hubiera estado en «OT» pudiera ir. ¿Para usted no existía una diferencia?

-Es que no tiene por qué haberla, al final todo es música. ¿Por qué alguien de un concurso no puede ir al Primavera? Puede pasar perfectamente. Aunque sean mundos diferentes, para mí son perfectamente compatibles.

-Recuerdo mucho debate sobre ello con compañeros de la prensa musical.

-¿Sí? ¿En serio?

-Era la primera vez que ocurría eso.

-Sí, pero ¿cuál era el debate? ¿Por qué?

-Porque se estaba rompiendo una barrera que parecía infranqueable.

-Yo no lo hice por eso, lo hice porque me hacía mucha ilusión. Me llamaron y me sorprendí un montón. Acepté, claro.

-Aquel primer adelanto lo grabó con Raül Refree, productor del debut de Rosalía. Luego tomó las riendas Santi de Él Mató a Un Policía Motorizado. ¿Por qué ese cambio?

-Fui con Raül a Nueva York e hicimos varias sesiones de grabación, de las que salió Un nuevo lugar. Pero luego vino Santi a Barcelona a colaborar en el disco y es como si tomase otro camino. Nos llevamos muy bien en lo musical y lo personal. Y me fui a grabar con él.

-Santi pertenece a una onda muy «indie» de guitarras desaliñadas, próxima a Los Planetas. ¿Le gusta eso?

-Sí, yo era muy fan de su grupo. No solo del sonido, sino de sus canciones y sus letras. Pero yo antes de hacer mi disco no tenía nada planteado respecto a cómo iba a sonar. Todo ha ido surgiendo.

-Lo que hace no tiene nada que ver con Él Mató a un Policía Motorizado.

-Mmmm... algunas canciones pueden recordar un poco. Por ejemplo, El relámpago puede remitir, ¿no? Bueno, no sé.

-Esa canción tiene un verso genial: «Te miro a las fotos y no le doy al corazón».

-Claro, es lo de ver las fotos en el Instagram y no darle al me gusta.

-Pues ha hecho clic en el corazón de muchísima gente con ello.

-Es que es algo muy millennial. Todo el mundo está con Instagram, mirando fotos y no atreviéndose a dar al me gusta.

-En el siguiente adelanto, «Nadie podía hacerlo», adquiere un protagonismo especial el piano. ¿Es el eje de su música?

-Suelo componer más con la guitarra y, luego, a veces lo traslado a piano.

-Pues sus adelantos son muy de piano.

-Sí, esos dos temas. Pero, por ejemplo, El relámpago lo tengo grabado con guitarra.

-Esta última canción evoca la niñez. ¿Apela a sus inicios en la música?

-Puede tener muchos significados, es un tema abierto. Me parecía guay poner en el videoclip imágenes de cuando era pequeña. Era bonito, emocionante y encajaba perfectamente con la canción.

-¿Me equivoco si lo interpreto como un homenaje a quien le ayudó a meterse en la música?

-No, puede ser eso perfectamente.

-Para mucha gente Amaia es un icono feminista. Aquello de decir que no quería depilarse las axilas o que se negaba a usar tacones tuvo un gran impacto. ¿Le sorprendió en su momento?

-No, porque la sociedad es la que es. Todos tenemos micromachismos ahí que son un horror y hay que luchar con ellos. Pero eso de la belleza que se nos impone es algo que lo tengo totalmente interiorizado. No lo hago por nada, sino porque me sale hacerlo y decirlo.

-Su «OT» tuvo gran impacto social. Parece como si España hubiera visto de golpe y en «prime time» a una generación con unos códigos morales refrescantes.

-Sí, puede ser porque hacía mucho tiempo que no se hacía Operación Triunfo y de pronto estábamos ahí gente muy joven pensando de un modo diferente. Yo también lo sentí así.

-¿Ahora que es ese diamante pop que todos quieren pulir ha notado que la han querido dirigir con paternalismo?

-La verdad es que no. Yo tenía claro desde el principio que quería tener el control de todo y poder decidir lo que yo quisiera. Al principio eso era lo único que tenía claro: la libertad total. En este tema no me he dejado manejar por nadie.

-Transmite la imagen de tener mucho control sobre lo que hace.

-Sí, estoy muy contenta con ello porque tengo mucha autonomía para decidir.

-Es difícil. En la escala en la que se mueve usted siempre hay la tentación de guiar a los artistas cuando son novatos.

-He querido estar involucrada en todos los aspectos, enterarme de todo y estar al tanto de todo lo que se hace. Hay cosas en las que yo no controlo absolutamente nada y a veces siento que me queda un poco grande. Pero se trata de aprender y yo quiero saber de todo.

-Ha desafiado a la lógica del mercado. Tras un bombazo como la resurrección de «OT», lo normal sería sacar el disco cuanto antes. ¿Por qué un pausa tan grande?

-Para mí ha sido un proceso normal. Yo no quería hacer el disco rápido, porque es mi debut. No tenía experiencia y no me sentía capaz de hacerlo en poco tiempo.

-¿Qué artista le fascinó de adolescente y le empujó a cantar?

-Yo empecé a cantar por Marisol, porque era súper fan de pequeña. Pero luego no ha habido nadie en concreto más allá. Ha sido mucha música diversa.

-Ha señalado a Silvia Pérez Cruz como un referente, una artista muy plural.

-Me gusta un montón y, al igual que ella, me atraen muchos sonidos diferentes.

-¿Hay algún género que repudie?

-Depende mucho de la canción. Yo tengo la mente bastante abierta, pero siempre depende más de la canción que del estilo.

-Sobre la mesa está el reguetón y el «trap». ¿Qué opina de ellos?

-A mí la verdad es que me gustan, aunque no los conozco mucho. Me gustaría culturizarme más en esos estilos, pero me atrae bastante lo que escucho.

-Hay quien sostiene que el reguetón está poniendo el fin del dominio de la música anglosajona. ¿Qué piensa?

-Yo veo que es verdad que está siendo así, pero igual en unos años cambia. Depende de las generaciones y como se mueva todo. Los estilos van y vienen.

-Llevaba tiempo queriendo hacerle una entrevista y no he podido hasta ahora. ¿Por qué rehuía las entrevistas?

-Es que no veía por qué hacer entrevistas. Ahora sí. Ya he sacado varias canciones, estoy de gira en festivales y en septiembre llega el disco. Pero en el proceso del disco no tenía nada que decir y tampoco quería ir por ir a hacer entrevistas. Ahora he encontrado el momento. Antes no me parecía coherente.

-La gran estrella nacional hoy es Rosalía. Muchos van a ver en Amaia a la siguiente y plantearán una competición, un clásico de la industria pop. ¿Qué le parece la idea?

-No veo esto como una competición. A mí Rosalía me parece increíble. Todo lo que ha conseguido y ese disco, que me parece como una obra de arte. Las canciones que saca me encantan. No estoy ahí esperando a sacar algo para superar a nadie. Yo a Rosalía no la veo como una rival, sino desde la postura de fan.

Portamérica Caldas de Reis 

Hoy, 21.15 horas -  PRECIO 30€

PortAmérica 2019: lo que necesitas saber para disfrutar al máximo el festival

T. G. / A. F.

Rozalén, Carlos Sadness, Amaia y Andrés Calamaro son algunos de los artistas que animarán al público durante tres días en Caldas de Reis

Música, gastronomía gallega y mucha naturaleza. Es lo que uno se puede encontrar en la octava edición del Festival PortAmérica este fin de semana, entre el 4 y el 6 de julio. La centenaria Carballeira de Caldas de Reis acogerá esos tres días al festival y para aprovecharlos al máximo, estas son las citas y horarios para no perderse nada.

¿A qué hora se abre el recinto?

El jueves y viernes, el acceso estará abierto a partir de las 17:15, y en sábado, a las 15:45. Fíjate en los horarios de los conciertos para no perder ni uno de los acontecimientos: 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Amaia: «Lo único que tenía claro era la libertad total»