«El Azogue», un disco a la altura de tu impaciencia


Una ley que no está escrita en ningún lado, pero todos los que estamos en esto conocemos bien, establece que cada cierto tiempo una banda se haga con el cetro de lo que desde Leño a esta parte se ha dado en denominar rock urbano. A los padres del invento les sucedieron Barricada, el propio Rosendo, Los Suaves o Extremoduro, en una secuencia de espacios y públicos compartidos que hace ya algunos años situó a Marea en lo más alto.

La gente de Berriozar acaba de extraer del crisol su séptimo álbum de estudio, para desparrame de sus muchos afectos, que llevaban ocho años esperando material nuevo y rezando por que los desmadres con el ron y la poesía de Kutxi Romero no pusiesen fin antes de hora al grupo de sus amores. Se da por hecho que lo mejor de la discografía de los navarros está en sus tres primeros trabajos. Sin descubrir nada nuevo -quien quiera novedades que las busque en la sección de últimas pinachadas de El Corte Inglés-, este Azogue de Kutxi, Kolibrí y compañía recupera el brío de sus días seminales. Al mejor estilo Tarantino, Marea rescata a Poli Díaz para el vídeo de En Las Encías, profundiza en esas líneas de guitarra que tú ya sabes, capaces de erizarte el lóbulo de la oreja, y navega entre los versos de tripas, óxido, libertad y fluidos que su voz de sombrero recita sobre las aceras. Domina tu impaciencia. Este es tu disco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«El Azogue», un disco a la altura de tu impaciencia