Gustavo Almeida, dispuesto a jugar en otra liga

El cantante presenta su cuarto disco en Pontevedra


Ha encontrado Gustavo Almeida en la música las gratificaciones que le negó el fútbol. Y más que, a buen seguro, aún le quedan por llegar de la mano de su cuarto disco, el que esta noche presenta en el Teatro Principal de su ciudad de acogida, Pontevedra.

Gustavo Almeida aterrizó en Galicia desde su Brasil natal con el propósito de jugar en el Celta. Una sucesión de lesiones y diversos avatares le obligaron a colgar las botas profesionalmente. Pero cogió la guitarra. Y se refugió en la música, su otra gran pasión. No en vano es hijo de la afamada cantante brasileña Ellen de Lima.

Es precisamente en esa confluencia entre dos universos musicales con tanto en común como son el del pop con evocaciones latinas y la canción de autor brasileña en el que se desenvuelve la propuesta de Gustavo Almeida.

El título de su nuevo disco, de hecho, bien podría referenciar ese siempre inspirador y sugerente punto de conexión.

Un disco que llega de la mano de uno de los grandes productores de España, Nacho Mañó, miembro fundador de Presuntos Implicados, ganador de un Grammy Latino y productor de Alejandro Sanz, Niña Pastori, Revólver, Lolita o Armando Manzanero, entre otros.

Vértice también simbolizó en punto cenital que, hasta la fecha y con este trabajo, ha alcanzado la carrera de Gustavo Almeida, a quien Nacho Mañó define certeramente como «un artesano de las canciones y un gran comunicador de emociones».

Porque sí, de eso va este disco, de emociones. De dejarse seducir por unas melodías que acarician a quien las escucha, por unas letras con las que es imposible no identificarse y por una voz que desborda en matices. Así de complejo, así de fácil.

??? pontevedra teatro principal viernes, 21.00 10 euros

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Gustavo Almeida, dispuesto a jugar en otra liga