Los primeros viajes de Attenborough

El productor televisivo se convirtió en los años 50 en presentador (y naturalista) durante las expediciones pioneras para su programa en la BBC «Zoo Quest»


Esta misma semana advertía en la ciudad polaca de Katowice, ante los delegados de los 200 países que asistían a la 24.ª edición de la cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, que trabaja en la reactivación del acuerdo de París, de que «el planeta se enfrenta a un desastre provocado por el hombre a escala global, la mayor amenaza en miles de años». El naturalista británico David Attenborough (Londres, 1926) dejó sobre la mesa un llamamiento dramático: «Si no actuamos, el colapso de nuestras civilizaciones y la extinción de gran parte del mundo natural está en el horizonte. La gente del mundo ha hablado, el tiempo se acaba, quieren que ustedes, los que toman las decisiones, actúen ahora. Líderes del mundo, deben liderar. La continuación de la civilización y el mundo natural del que dependemos está en sus manos».

No es nuevo su desasosegante mensaje. Hace solo unos años causó un cierto estupor cuando dijo aquello de que «los humanos son una plaga sobre la Tierra»; no solo se refería en términos de calentamiento global y contaminación sino también al exceso de población y las limitaciones existentes en la producción de alimentos.

Sin embargo, no es Attenborough alguien al que se pueda hacer callar fácilmente ni desacreditar tachándolo de alarmista, es alguien que habla con un conocimiento de causa que nadie discute; alguien que, a sus 92 lúcidos años, acumula una trayectoria como científico, divulgador y activista tan amplia como impecable. Esa labor puede verse claramente en cualquiera de sus trabajos documentales para televisión, que han hecho de él en su país toda una figura de la comunicación -y una estrella de la cadena BBC-, condición que no ha pasado desapercibida en España, donde sus programas han ido llegando con regularidad. Es más, en el 2009 su carrera fue reconocida con el premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales. Ahora también llega su libro Aventuras de un joven naturalista, que el sello coruñés Ediciones del Viento trae al castellano. Se trata de una serie de textos en la que rescata sus andanzas pioneras para la BBC en la década de los 50, cuando aún no había aparecido el vídeo y se operaba en directo, y él era apenas un productor televisivo con un título de Zoología «sin estrenar». En particular, narran tres de las expediciones que emprendió para realizar su primer programa de naturaleza, Zoo Quest, a Guyana (1956), Indonesia (1957) y Paraguay (1959). La frescura del relato debe atribuirse a que está elaborado sobre los diarios que llevaba entonces el productor -al que las circunstancias obligaron a ejercer el papel de presentador- y a la sencillez y amenidad de su escritura.

«AVENTURAS DE UN JOVEN NATURALISTA»

AUTOR

DAVID ATTENBOROUGH

TRADUCTORA

MARÍA LESTA

EDICIONES DEL VIENTO

436 PÁGINAS, 26 EUROS

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los primeros viajes de Attenborough