Un adorno que mata

Este libro es una joya. Pero dura de tragar. Solo la pura poesía que lo envuelve lo hace soportable. Se lee del tirón. No te lo pierdas


La tremenda historia de Filiz, que la austríaca Katharina Winkler nos cuenta en primera persona (basada en las entrevistas que ella realizó a una mujer que fue atendida en el consultorio médico de su padre), te remueve el alma. Cárdeno adorno se lee con un nudo en la garganta, se sufre y se disfruta a la vez. Un relato de angustia, malos tratos y miedo, pero de belleza asombrosa. La vida de Filiz (tan parecido a feliz y tan lejos de la felicidad) empieza en una aldea remota en Turquía donde vive con sus hermanos como un rebaño. Nos la cuenta con una prosa sencilla y poética, casi minimalista. Palabras secas que nos golpean y que nos llevan hasta las lágrimas, a la indignación. Porque su vida es una vida de golpes que se lucen como adornos cárdenos sobre la piel, como joyas terribles, de muerte.

Es un horror íntimo, rodeado de soledad y silencio el que queda al descubierto. A los 15 años Filiz se casa con el bello Yunus en secreto y en contra de la voluntad de su padre. «¿Cómo queremos vivir, Yunus? En jeans. Usaremos jeans. En Alemania». Ese es su sueño, pero su matrimonio solo será otro paso hacia el infierno que soporta resignada, sin rebelarse. Primero en la casa de su suegra, la araña. «Ha sido mi risa la que ha hecho salir a la araña de su agujero, atrayéndola al centro de la red donde estoy atrapada y que ahora es mi vida». Después en Austria. «Austria y Alemania son como la vida en televisión, sin pobreza ni enfermedades, y los supermercados están repletos hasta el techo de exquisiteces del mundo entero. Austria es como Alemania, y Alemania es como América. Y allí sale el sol». Pero no saldrá para Filiz.

Es un testimonio que ahonda en la dependencia de la mujer, en su anulación, en la vida en una cultura que la valora menos que un animal. «Me miro en el espejo y no puedo encontrarme. Desaparecí en una mezcla de poliéster y nylon. Soy un punto ciego». Un camino muy doloroso lleno de violaciones, palizas y secuestros que se lee con fascinación y que a veces resulta casi insoportable.

Winkler ha sabido escoger las palabras más bellas para construir este libro aterrador que no nos permite soltarlo. Tenemos que salvar a Filiz de su destino fatal. Ayudarla a huir con sus hijos y librarse de las garras de este marido psicópata. Potente, violento, impresionante, vigoroso, conmovedor, intenso, importante. Todos los adjetivos se quedan cortos para describir el impacto que el libro deja en el alma. Una historia que las jóvenes deberían leer para aprender, para conocer, para nunca dudar.

AUTORA

KATHARINA WINKLER

EDITORIAL

PERIFÉRICA

AUTORA

KATHARINA WINKLER

EDITORIAL

PERIFÉRICA

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un adorno que mata