¿Serán las nuevas estrellas del cine?

Son jóvenes, son guapos, son millonarios. Son la carne fresca que el viejo monstruo de Hollywood y el nuevo del «streaming» necesita para nutrir a la parroquia «teen» global. Pero algunos tienen futuro: ya lo demostró en su momento Jennifer Lawrence, con un Oscar en 2012. Ana de Armas y Saoirse Ronan siguen sus pasos


Hay varios factores a considerar en el cine actual, en su más pura variante de entretenimiento destinado a los Multiplex, con sus pantallas gigantescas, su sonido envolvente y sus muy rentables chuches, refrescos y merchandising. Y a las plataformas de streaming. Un target adolescente que adora esos productos distópicos y de superhéroes en los que despuntan rostros nuevos, coetáneos suyos, y en su mayoría tan fotogénicos como limitados en su formación dramática. Salvo excepciones. Corren malos tiempos para el star system cinematográfico más clásico, en parte porque la savia nueva fluye con fuerza en otoño para deleite de los clubes de fans, incluyendo los de Lady Gaga, que regresará en octubre a la gran pantalla con Ha nacido una estrella .¿Un titulo profético? No lo parece: la cantante, que ya ha hecho sus pinitos en el cine, fue nombrada peor actriz de reparto en los premios Rapsberry del 2013. Pero ella insiste, ahora de la mano de un Bradley Cooper que tiene en su currículo tres nominaciones a los Oscar.

A principios del XXI, una franquicia como Harry Potter logró que sus tres cabezas -Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint- levantasen el vuelo como los de la posterior Crepúsculo -Robert Pattinson y Kristen Stewart- pese a darse el caso atípico de que tanto Radclife como Pattinson, en su empeño por romper con la parroquia teen que les dio dólares y gloria, hayan preferido papeles más ambiciosos que les alejaron de su público natural. A estas franquicias sucedieron otras como El corredor del laberinto y Los juegos del hambre. En esta última destacó en especial Jennifer Lawrence, que a sus 28 años estrenará en febrero X-Men: Fénix Oscura, vestida otra vez como Mystique. Lawrence, ganadora del Oscar en 2012 por El lado bueno de las cosas, es, con mucho, la mejor de un amplio magma de veinte y pocos y treinta y pocos que tiran de la actual taquilla de Hollywood, con contadas salvedades procedentes de otros países.

Quizás la más notable -y que algunos críticos colocan incluso por encima de Lawrence- sería la irlandesa Saoirse Ronan, que a sus 24 años ya fue nominada al Oscar en tres ocasiones y ganó el Globo de Oro por la reciente Lady Bird. Ronan se dispone a entrar en España con La gaviota, adaptación de Chéjov junto a Annette Bening. Habría que sumar entre las recientes incorporaciones al cine estadounidense a Ana de Armas, cubana de origen aunque fogueada en teleseries como El internado e Hispania, además de algunas películas, antes de saltar a Hollywood con Blade Runner 2049 para Denis Villeneuve. De Armas tiene tres títulos en posproducción, y rueda ahora Sergio para HBO, junto a Wagner Moura como el diplomático brasileño de la ONU, Sergio Vieira, asesinado en Irak en el 2003. Tirando de las citadas franquicias y sumando la mítica Juego de tronos, la próxima temporada nos devolverá la memoria de algunos de esas estrellas precoces en busca de consolidación artística. La citada serie se confirma un filón con al menos tres británicas al alza. Emilie Clarke -con sus 1,57 metros- aparcó su atuendo de princesa Daenerys Targaryen para estrenar el thriller Above Suspiction, después de encarnar a Qi´ra en la reciente Hans Solo: una historia de Star Wars. Otro tanto, Nathalie Emmanuelle, vista no hace mucho en Maze Runner: la cura mortal y que muy pronto nos dará la comedia Holly Slept Over. Jessica Henwick estará en Underwater, una de catástrofes en un laboratorio submarino, en la que comparte reparto con Kristen Stewart, que tiene cuatro títulos ya terminados y se dispone a ofrecernos el drama de época Lizzie, de tintes lésbicos.

Eternos adolescentes

Se le suma Kaya Scodelario con la fantástica The King´s Daughter, ambientada en la época de Luis XIV, junto a Pierce Brosnan y el thriller Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile junto a Zac Efron y Haley Joel Osment, dos actores recién entrados en la treintena, el primero con más de medio centenar de filmes, entre ellos El gran showman, y el segundo acercándose a los noventa trabajos, aunque ninguno con el impacto de El sexto sentido, en 1999.

Uno de los que debe su nombre a compartir Los juegos del hambre con Jennifer Lawrence es Liam Hemsworth, que a sus 28 años se dispone a presentar Killerman, una de acción.

También su compañero de reparto Josh Hutcherson, de 25, lo hará con el drama The Long Home junto a James Franco. Y un tercero de la franquicia, el canadiense Alexander Ludwig, quien fuera después Bjorn Ragnarson en Vikingos, llegará con el thriller Peace. Solo sobrevivirán quienes de verdad tengan talento.

Seis nuevos rostros

Taron Egerton 

Gran Bretaña, 1989

Entre Michael Caine y Colin Firth

Lo tiene todo para suceder a Michael Caine o a Colin Firth. Hijo de hostelero y de funcionaria de servicios sociales. Formado en la londinense Real Academia de Arte Dramático. Canto, música y danza. 1,75 de altura. Estrella desde EL 2012, con su Gary «Eggsy» Unwin para Kingsman, servicio secreto. En diciembre estrenará otro «Robin Hood».

Elle Fanning.

EE.UU., 1998

En NY con Woody Allen

Su rostro no alcanza el canon de Ava Gardner o de Marilyn Monroe, pero su piel clara, sus ojos azules y su 1,72 de estatura, potencian su versatilidad. Con dos añitos hizo de su hermana en la vida real, Dakota Fanning, en «Yo soy, Sam». Diez años después ganó el León de Oro en Venecia por «Somewhere». El más esperado de sus tres estrenos pendientes es «A Rainy Day in New York», la nueva comedia de Woody Allen para Amazon.

Ansel Elgort 

EE.UU., 1994

En el mismo reparto que Nicole Kidman

Sus más de 1,90 le hacen apto para registros vetados a otros de su generación, sobre todo de acción, como demostró no hace mucho con «Baby Driver». Consolidado en la franquicia «Divergente», apenas llega a la docena de títulos. Muy popular como DJ y cantante, está en «El club de los jóvenes millonarios» junto a Taron Egerton y muy pronto le veremos en «The Goldfinch» con Nicole Kidman.

Millie B. Brown 

España, 2004

Una precoz Natalie Portman

Con un aire a Natalie Portman y una fotogenia inusual (modelo para Calvin Klein). Debutó con 9 años como la joven Alicia en la serie «Érase una vez en el País de las Maravillas», a la que seguirían otras, como «Stranger Things» y protagoniza el que aspira a «blockbuster» del próximo verano: «Godzilla II: rey de los monstruos». Nacida en Marbella, de padres británicos, sin apenas formación reglada, es un prodigio de precocidad artística.

Olivia Cooke

Gran Bretaña, 1993

La próxima será con Banderas

Actriz polivalente, quiso entrar en la prestigiosa Real Academia de Arte Dramático de su país, pero no fue admitida. Desea ser actriz en serio, más allá del universo «teen». Su 1,65 la incluye entre bajitas como Wynona Ryder, Elsa Pataky y otras. Saltó a la fama con la serie «Bates Motel», pero Spielberg la catapultó en la reciente «Ready Player One». Tiene pendiente de estreno la comedia dramática «Life Itself», con Banderas.

Zendaya. 

EE.UU., 1996

HBO ya la tiene en su lista

Ser hija de afroamericano y de madre con ascendencia europea, aporta a su físico un toque exótico que reluce como cantante y modelo. Su carrera es atípica al entremezclarse la faceta musical con la de actriz e incluso productora, pero al haber sigo elegida para encarnar a Michelle Jones en la renovada franquicia Marvel, la refuerza en estrellato en el reinado teen. En el 2019 protagonizará «Euphoria» para HBO, con el rapero Drake.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Tags
Comentarios

¿Serán las nuevas estrellas del cine?