El Drogas: «La hora de los conciertos ya me parece tarde»

Con Rosendo despidiéndose y Yosi fuera de juego puede que El Drogas quede como el último dinosaurio del rock urbano español en activo.

.

Sonríe cuando se lo comento. «Bueno, también anda Evaristo aún por ahí», me dice. Me pide que le llame el lunes a las 10 de la mañana, hora del todo infrecuente para entrevistar a un músico. Contesta y me cuenta que ya ha puesto la lavadora y tendido la ropa. «Hace años que vivo de día. No consumo drogas ni alcohol. Incluso la hora de los conciertos ya me parece demasiado tarde».

-En alguna ocasión has dicho que tus años de mayor gloria fueron en los que menos disfrutaste.

-Los disfruté de otra manera, no me arrepiento. Pero ahora mismo estoy muy a gusto con mi forma de vida. Supongo que tiene que ver con la edad.

-¿Son hoy el hip hop y el trap los sustitutos del rock urbano?

-Sí, ha sido su evolución natural. No soy muy seguidor de lo que se hace actualmente pero creo que aquel espíritu combativo del rock de los 80 ha derivado hoy hacia el hip hop.

-Aquello de «vamos a tocar un rock and roll a la plaza del pueblo» ha desaparecido. ¿Crees que para siempre?

-Pues sí. Empezaron a llevar a uno que ponía música porque cobraba menos y llevaba gogós en pantalón corto y se acabó. Nadie pensó en lo que suponía que la música en directo desapareciese de las fiestas de los pueblos.

-¿Qué diferencias hay entre Barricadas y El Drogas?

-La libertad que yo tengo a la hora de sacar adelante los proyectos que me propongo. En Barricada al final todo eran piedras en el camino.

-¿Tocas temas de Barricada en tus conciertos?

-Sí, toco canciones mías compuestas en la época de Barricada.

-¿Tu presente es consecuencia o fruto de tu pasado?

-Eso siempre. Gracias a ser consciente de mi pasado puedo decidir lo que quiero para mi presente y mi futuro.

-Después de casi 40 años en el negocio, ¿qué es lo que hoy más te indigna de la industria de la música?

-¡Uf! Sería largo. Podría hablar de Operaciones Triunfo y programas similares. De las bandas tributo, que no las soporto. De empresarios que solo persiguen el beneficio económico. Del Ministerio de Cultura. De esos festivales masivos... Pero quizá lo peor es que han desaparecido los circuitos que permitían que la gente escuchase propuestas nuevas. Lo cual también es culpa del público que se ha acomodado de una manera brutal. Hoy toca un grupo nuevo en el bar de debajo de tu casa y no vas a verlo. Prefieren ir a un festival que es como ir a ver cien tráilers de cien películas pero sin ver ninguna. Porque realmente donde ves a un grupo y donde se le apoya es en una sala.

-Tal y como vamos, dentro de unos años si un artista quisiera llamarse El Drogas igual no se le permitirán.

-Así de claro. Pero también es culpa nuestra. Ya digo que nos hemos acomodado en exceso. El rock también. O recuperamos las calles y el espíritu de aquellos movimientos como el de la insumisión o los primeros okupas o lo vamos a tener muy mal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El Drogas: «La hora de los conciertos ya me parece tarde»