Aquí tienes asegurada la mejor música en directo

Son la base y la esencia de la música en vivo. El lugar en el que todos comienzan. Con un público de mediana edad más o menos consolidado, su reto es ahora conquistar al público más joven, enganchado a Spotify y a YouTube. De un año y medio a esta parte parece que empiezan a conseguirlo


Sin las salas de conciertos no se entendería la música en directo. Es más, quizá ni existiría. O, desde luego, no como ahora la entendemos. Con la industria discográfica en el fondo del abismo, las salas son el reducto en el que pervive la esencia de la música. Cierto, después de ellas llegaron los festivales, coliseos y grandes escenarios, pero prácticamente ninguno de esos artistas que hoy los pueblan los habría alcanzado sin patear antes el circuito de salas, ese de angostos camerinos, de sudor compartido, de voluntad infinita y taquillas inciertas, ese en el que se vive y pervive en toda su brutal intensidad la música en vivo.

Galicia cuenta desde hace décadas con un circuito estable de salas. Surgieron cuando comenzó a decaer aquella tradición tan nuestra de las macrodiscotecas (con la excepción del fenómeno coruñés del Pelícano, con una programación de conciertos tan exitosa que incluso les ha llevado a abrir una segunda sala, el Inn Club, para aforos menores y, sobre todo, música indie). Locales como el Jazz Filloa llevan 35 años programando música en directo. También supera la treintena el Clavicémbalo de Lugo. Y se acercan a esa cifra otras como El Náutico, de O Grove, o el Garufa, de A Coruña.

Precisamente esta última recibió la pasada semana el premio Martín Códax de la Música en la categoría de salas. «Lo asumo como un premio compartido», comenta su responsable, el infatigable Pepe Doré. «El hecho de que las salas estén reconocidas en estos premios ya es importante, lo gane quien lo gane, porque significa que formamos parte de la gran familia de la música».

Como para no serlo. Salas como Garufa, Mardi Gras o La Fábrica de Chocolate programan cada una más de 150 conciertos al año. Otras como Capitol, Playa Club o El Náutico rondan los 100. Si eso lo multiplicamos por la cantidad de salas que llenan de música en directo Galicia, estamos hablando de muchos cientos de conciertos, de muchos cientos de músicos y de miles de asistentes. «Somos la auténtica cantera de la música. Las salas son como el fútbol base. Y si lo equiparamos también nosotros deberíamos cobrar derechos de formación cuando después esos artistas que se han curtido aquí llegan a llenar grandes auditorios», comenta Tomi Legido, programador de la coruñesa Mardi Gras.

¿Hay sobreoferta?

Esta misma semana Legido ha celebrado su concierto número 1.000 como programador de Mardi Gras. En el 2017 los cinco locales coruñeses pertenecientes a la Asociación Galega de Salas de Música ao Vivo programaron 705 conciertos. ¿Hay sobreoferta de música en directo? «Por supuesto. Es inasumible y alguna sala va a petar», comenta Tomi Legido. Opinión que comparte Álvaro Estévez, responsable de La Fábrica de Chocolate, en Vigo. «Con la crisis se multiplicó la oferta. Antes éramos media docena programando, pero ahora cualquier local te hace un acústico o una sesión vermú, con lo que en Vigo en una noche te puedes encontrar con 15 o 20 conciertos. Eso, por una parte, está bien porque genera cultura y hace que la gente se acostumbre a escuchar música en directo pero, evidentemente, a los que lo hacemos cumpliendo con la legalidad nos resta gente».

Situación bien distinta vive Noemi Vázquez, que tiene su Arca da Noe en Vilar de Barrio, un municipio de 700 vecinos a 30 kilómetros de Ourense. «Aquí a xente ten que vir. Temos que facer o triplo de esforzo para traelos». Aun así, en reconocimiento a su labor por facilitar el acceso a la música en el rural A Arca recibió en el 2016 el premio Martín Códax y este año ha sido finalista.

La competencia desleal es uno de los principales caballos de batalla de las salas. El presidente de la asociación y propietario del Clavicémbalo, Alberto Grandío, defiende la necesidad de contar con una legislación de ámbito autonómico que clarifique la situación actual y que establezca claramente las condiciones que deben cumplir quienes programen música en directo.

Recuperación

«Ahora mismo es más fácil montar una fábrica de bombas que una sala de conciertos», comenta, medio en broma, medio en serio Pepe Doré.

Otro objetivo, y al tiempo la gran dificultad, es la renovación generacional del público, atraer a los más jóvenes, puesto que sí hay un público maduro más o menos consolidado. «Los chavales hoy no necesitan ver música en vivo. Es un público que se conforma con el vídeo de YouTube o la lista de Spotify». Aun así, todos coinciden en que de año y medio a esta parte ha habido una cierta recuperación en lo que a asistencia de público se refiere, lo que unido a la enorme calidad de la escena musical actual les permite ser, además de titanes y luchadores, «relativamente optimistas».

GARUFA. A CORUÑA.

Con 26 años de trayectoria acaba de recibir el premio Martín Códax de la Música

MARDI GRAS. A CORUÑA

Auténtica dinamizadora de la escena musical coruñesa. A día de hoy ha acogido 2.160 conciertos

 PLAYA CLUB. A CORUÑA

Un clásico entre los clásicos, escuela de músicos para varias generaciones

pelícano e inn club. A CORUÑA

La última gran discoteca que ha abierto en A Coruña tiene una programación estable de conciertos. Aquí han actuado Bad Bunny. Para actuaciones que necesitan un menor aforo está el Inn Club.  

 SÚPER 8. FERROL

Mucho le debe el actual auge de la música en directo en la ciudad a este incombustible local

TORGAL. OURENSE

La prueba palpable de que aun siendo pequeño también se puede

KARMA. PONTEVEDRA

Una sala que es además el germen de otras interesantes iniciativas de música en directo

SALASÓN. CANGAS

Una antigua salazón convertida hoy en incuestionable referencia musical en O Morrazo

 LA IGUANA. VIGO

Hubo un tiempo en el que si no tocabas en La Iguana en el mundo del rock no eras nadie

 A POUSADA. BOIRO

Premio Martín Códax 2017, fruto de una ilusión

CAPITOL. SANTIAGO 

Es la sala gallega con mayor aforo, lo que les permite acceder a artistas nacionales e internacionales de primera línea

EL NÁUTICO. O GROVE 

Ubicada a pie de playa, su increíble programación se centra en los meses de verano

La Fábrica de Chocolate. VIGO

Desde el 2005 se mantiene como el local de referencia de la música en directo en la ciudad

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Aquí tienes asegurada la mejor música en directo