Atrévete a escucharlos porque te encantarán

Basanta, Bento Veloso & Doce Trinches, Marem Ladson, Baiuca y Mequetrefe han sado disco recientemente. Cinco trabajos muy diferentes hechos en el pop y el rock gallego del 2018 que merecen mucho la pena

BENTO VELOSO Y LOS DOCE TRINCHES
BENTO VELOSO Y LOS DOCE TRINCHES

No tienen nada en común. Tan solo el hecho de que se trata de cinco proyectos gallegos que han alumbrado un trabajo notable en las últimas semanas. También coinciden en que son nombres no demasiado conocidos. Y que atesoran una calidad que pide a gritos ser escuchada. Así que en esta ocasión te pedimos que desciendas al underground para descubrir y disfrutar de una manita de discos muy estimulantes. En las próximas semanas los podrás ver en los escenarios, seguramente. No te los pierdas. Pertenecen a un momento especialmente dulce de la música que se hace en Galicia

.BASANTA
BASANTA

BASANTA

Rostros cubiertos para embarcar al oyente en un viaje psicodélico

«Hay cien melodías verdes bailando en al aire, presta atención». Esas son las delatadoras primeras palabras cantadas de Colorama, el disco de debut de Basanta, un proyecto en donde se citan caras conocidas de la escena viguesa. En esta ocasión, sin embargo, prefieren ocultar sus rostros bajo máscaras y los seudónimos de Sol, Azufre, Sal, Tierra y La Santa. Son los encargados de trenzar un álbum de psicodelia rock de querencia sesentera pero empaque actual.

Sus guitarras cristalinas emiten luz que, en ocasiones, deslumbra al oyente y se transforma en una nube de fuzz. Sus baterías le dan un toque de legañosa pereza que le sienta de maravilla. Sus arreglos aparecen como llegados de otro mundo. Y sus letras invitan a viajar de la mano de esta tribu que ha entregado un disco formidable.

BENTO VELOSO Y 12 TRINCHES

Fotogramas de un filme serie b convertidos en dentelladas rock

En su música se puede encontrar el empuje guitarrero de Link Wray, la fuerza primitiva y alocada de The Cramps y hasta la dicción alucinada de Los Ilegales. Pero, más allá de ello, los coruñeses Bento Veloso y los Doce Trinches destacan por convertir todo eso en una celebración de los rincones más oscuros del ser humano a golpe de rock n’ roll. En sus canciones se suceden zombis que devoran humanos, chicas destrozadas en mil pedazos, monstruos que trepan por las casas y parejas que caminan de la mano hacia la perdición.

Lo hacen todo ello con un sonido robusto, excitante y nervioso. Engancha en un disco como Ectoplasma, pero enamora de verdad en directo donde transmiten una energía tremenda. Atención, porque su cantante acaba de estrenar Cloaca, su proyecto paralelo, más guitarrero aún.

.MAREM LADSON
MAREM LADSON

MAREM LADSON

Una artista que va mucho más allá del arquetipo «indie-folk»

Sello indie, guitarra acústica y melancolía. Todo apunta, sí, a esa dirección que todos tenemos en mente. ¡Quieto! En su disco homónimo, la ourensana rompe con esa imagen, yendo mucho más allá. Lo abre Born, pieza a capela de aires espirituales. Sigue Shades Of Blue, pesada, eléctrica y adictiva, tanto como aquellas canciones de Liz Phair de los noventa.

Continúa Everything I’ve Ever Lost (Is Coming Black), con colchón electrónico y maneras de parsimonia a lo Mazzy Star. Y bueno, en la introducción de Woods llega algo parecido a ese folk que se podía prever. Eso sí, resuelto de la mejor manera y empujado poco a poco hasta un maravilloso estribillo acariciante y un final espectacular. Son solo cuatro ejemplos de lo que contiene uno de los discos del año. Y, ojo, la artista solo tiene 19 años.

.ALEJANDRO GUILLÉN (BAIUCA)
ALEJANDRO GUILLÉN (BAIUCA)

BAIUCA

Mirada a la música gallega del pasado con ojos de electrónica

De entrada, lo de Baiuca suena a proyecto teórico fácilmente formulable pero difícilmente ejecutable sin partirse la crisma tarde o temprano. Básicamente, se trata de revisitar parte del viejo folk gallego con la mirada electrónica del presente. Sorpresa: el viaje llega a buen puerto en Solpor.

El mérito corresponde a Alejandro Guillán, un alquimista sonoro que se ha sumergido durante meses entre grabaciones antiguas de la música tradicional. Empapado de ellas, las ha adulterado con su visión personal, grabando percusiones ancestrales y flautas de cero. También, voces con pandereteiras y todo ello repleto de beats y efectos electrónicos. La mezcla resulta excelente, y el disco, más allá de la exposición inicial, fluye a la perfección. Se trata de una de las grandes sorpresas de esta temporada.

.MEQUETREFE
MEQUETREFE

MEQUETREFE

Un sonido que parte del subsuelo hacia un estado de alucinación

La posición de Mequetrefe en el panorama musical nacional se encuentra aún más abajo del undergound. De ahí el título de este tercer disco, Infraground, un lugar donde apenas existe eco mediático, donde los festivales rara vez acuden a buscar grupos y donde solo se subsiste a base de amor suicida a una manera de entender el sonido.

Esos modos miran a cierto post-rock de los noventa. Prueba de ello es que han recurrido a la producción de Ian Crause, líder de Disco Inferno, una de las bandas que agitó el pop británico en la sombra mientras explotaba el brit-pop. También se pirran por la psicodelia desquiciada de Flaming Lips, Primal Scream o Animal Collective y lo filtran todo en siete lisérgicas piezas que piden oídos inquietos y oyentes con ganas de partir a otras regiones sonoras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Atrévete a escucharlos porque te encantarán