«Una mujer con talento y que desarrolle sus pasiones da miedo»

La lucha por la independencia de la mujer, que hoy llena páginas en los diarios, ya ocupó a finales del XIX a Pérez Galdós en «Tristana», que ahora es llevada a escena

.

Seguramente no hay heroínas más grandes que aquellas que nunca lo pretendieron. La Tristana de Pérez Galdós lo fue sin ser consciente de ello. Porque en 1982 se planteaba cuestiones como el derecho a la educación de la mujer o su voluntad de ser independiente para ser en verdad libre. Llevada al cine por Buñuel en 1970 la adaptación teatral de Tristana, llega ahora a los escenarios protagonizada por Olivia Molina, José Luis Ferrer, Alejandro Arestegui y Diana Palazón, quien interpreta a Saturna, la servil, resignada y compasiva criada que acaba por convertirse en silenciosa cómplice de la indómita Tristana.

-Ha pasado más de un siglo y esa ansia de Tristana por la independencia de la mujer sigue más que vigente. ¿Tan poco hemos avanzado?

-Hemos avanzado muchísimo aunque aún nos queda mucho por hacer. Lo que ocurre es que lo que pedía Tristana, poder hacer como mujer aquello a lo que los hombres tenían derecho, era modernísimo para aquel tiempo. Tanto, que aún hoy no es una realidad.

-¿Le ha cambiado en algo, desde el punto de vista personal, el meterse en la piel de Saturna?

-La lucha por la igualdad ha estado siempre presente en mi vida. Mi madre ya era una feminista de puertas adentro. Pero sí, ponerme en la piel de Saturna me hace entender el miedo que había entonces en las mujeres y el que algunas pueden estar sintiendo hoy. Al final de la obra Saturna se pregunta: «¿Qué vida no es un error?». Llegar a pensar eso es demoledor.

-Para Tristana la igualdad debía comenzar por el acceso de las mujeres a la educación y la cultura.

-Pero es que eso asusta mucho. Mi abuela, que aún vive, era talentosísima para las matemáticas y quiso estudiar, pero no la dejaron. ¿Cómo iba a abandonar lo que se supone que debía hacer una mujer por estudiar o desarrollar sus pasiones? Eso a algunos, aún hoy, les da mucho miedo.

-«Ya sé que es difícil ser libre y honrada» dice Tristana. ¿Qué le parece más difícil hoy en día?

-Ser libre hoy nos cuesta mucho. Sin embargo, es la única conquista por la que merece la pena seguir luchando. Por esa única libertad real, que es la que reside en nuestro interior.

-Conocemos la novela y la película, ¿cómo es esta adaptación al teatro?

-Es muy fresca, no es para nada costumbrista. Resulta completamente actual. Y no solo por el tema que aborda sino porque tiene mucho ritmo, es una función muy dinámica.

-Dice el autor de esta adaptación que es «un montaje actual para una historia adelantada a su tiempo». ¿Quiénes serían las Tristanas del siglo XXI?

-Las Tristanas de cualquier época son todas aquellas mujeres que no se ciñen a las normas sociales establecidas y que van siempre un poco más allá, a la procura de la verdad, de una verdad que aún está por conquistar.

-Cuando se estrenó esta función el papel de Saturna lo interpretaba María Pujalte. ¿Hay muchas diferencias entre tu Saturna y la de ella?

-La más evidente es la edad. Yo hago una Saturna más joven, más cercana a la edad que tiene en la novela. Pero María estaba estupenda. Yo trato de hacer una Saturna digna de ella.

Compra tus entradas con descuento exclusivo para Tristana en Clicentradas.

Votación
0 votos
Comentarios

«Una mujer con talento y que desarrolle sus pasiones da miedo»