La revisión del gran monumento de The Beatles

FUGAS

Icono definitivo de la cultura del siglo XX, «Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band» cumple 50 años el próximo 1 de junio. Para celebrarlo vuelve en una edición revisada

19 may 2017 . Actualizado a las 14:37 h.

Pudo haber sido aún más grande. En una decisión que el propio productor George Martin calificó como el «mayor error de mi vida profesional», dos diamantes como Strawberry Fields Forever y Penny Lane se quedaron fuera de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band. Grabadas a finales de 1966, se editaron en single en febrero de 1967. Paliaban así lo que se consideraba un «enorme vacío». Se trata, ojo, de los diez meses que iban a transcurrir entre la edición del magistral Revolver (1966), que había revolucionado totalmente la música popular y su sucesor, que aspiraba a volver a ponerlo todo patas arriba.

Hoy, cuando la cultura pop se encuentra a años luz de un estado de gracia remotamente parecido y se cumplen 50 años del alumbramiento, la secuencia deja sin habla. Como señalaba Ian MacDonald en Revolución en la mente, entonces «un soleado optimismo lo impregnaba todo y las posibilidades parecían ilimitadas». Se trataba de un momento en el que los Beatles se veían como «árbitros de una nueva era positiva en la que las costumbres muertas de la generación de los mayores iban a ser refrigeradas y rehechas por la energía creativa de los jóvenes sin clase».

La nueva ficha de ese empuje socio-cultural poseía la mezcla de ocurrencia, genio, chiste y revelación típica de The Beatles. Tal y como recuerdan las notas promocionales del lanzamiento, el chispazo surgió cuando Mal Evans, uno de los roadies del grupo, le pidió a Paul McCartney que le pasara la sal y la pimienta (salt and pepper ) en una comida. El músico entendió que le pedía Sgt. Pepper, un concepto que se quedó en su mente como la semilla de la que iba a brotar posteriormente la obra más ambiciosa de la banda.