Cuando Julio Iglesias iba en Seat


Hubo una época en la que el mismísimo Julio Iglesias, para desplazarse de un pueblo a otro de la península para ofrecer un recital, se ponía personalmente al volante de su coche y se metía kilómetros como si de un españolito de a pie se tratase.

Y el coche que conducía no era un lujoso modelo inglés, ni una precisa máquina alemana o un estilizado italiano. Era un Seat. En concreto un 1430 -la versión de lujo y mejor motorizada del 124- comprado en el año 1972 por el cantante y que ahora se saca a subasta en Catawiki. El carro tiene sus extras, no se vayan a creer: luneta térmica, molduras, antirrobo e, incluso, cinturón de seguridad. Iglesias, que pagó por él en aquel entonces 152.700 pesetas, lo condujo durante cuatro años, momento en que lo cedió a su apoderado, quien lo ha tenido en su poder hasta hace dos años.

Su nuevo propietario ha decidido venderlo y en la casa de subastas calculan que las pujas puedan alcanzar entre los 25.000 y los 32.500 euros. Al cierre de esta edición solo habían ofrecido 10.000, pero aún queda hasta el lunes para hacer ofertas.

COMO NUEVO. El coche está en perfecto estado y cuenta con tan solo 74.000 kilómetros recorridos.

Por Fernando Molezún Periodista

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cuando Julio Iglesias iba en Seat