Hollywood abre el fuego de la II Guerra Mundial

Brad Pitt y Marion Cotillard solo son dos «soldados» de la gran batalla que viene: tras «Aliados» llegarán de aquí al verano una docena de filmes con olor a pólvora. Veremos dirigir a Mel Gibson, actuar a Kenneth Branagh, una historia de monjas violadas y a Gary Oldman como Churchill


Más allá de que los desahogos de Brad Pitt fuera del plató de Aliados le hayan conducido a su tempestuosa ruptura con Angeline Jolie, para regocijo de colorines, marujeo vario y abogados interesados, el personaje al que el también ex de Jennifer Aniston interpreta en este filme de Robert Zemeckis (un espía estadounidense metido en pomadas antinazis en 1942 con una compañera sentimental que es también espía) será el primero en recuperar para la pantalla grande los colores, los uniformes y el ruidoso atrezzo de la Segunda Guerra Mundial. Tal entusiasmo cinematográfico en cuanto a cantidad de filmes no se veía desde los años sesenta.

Y es que mientras Pitt y Cotillard se hacen carantoñas y retozan sin descuidar pistolas y metralletas, inyectando el calor que acompaña al romanticismo en el frío ingrediente del espionaje, de aquí hasta el verano próximo la gran pantalla rebosará de personajes uniformados: los buenos a un lado (marines del Tío Sam, británicos y toda clase de miembros de la Resistencia), los malos al otro (la Wertmach, las Waffen-SS y el Ejército Imperial japonés, entre otros). Sin descartar alguna tragedia vergonzante de cuando la guerra ya había terminado y dos biografías de altura, la de Winston Churchill y la del malogrado escritor judío Stefan Zweig. Bebiendo todos de la vida real.

ESPECTÁCULO DIGITAL

Como la industria audiovisual, con Hollywood a la cabeza, no da puntada sen fío, esta puesta al día de lo que parece, a partes iguales, una revisión por la senda del realismo crudo de hechos históricos (las batallas de Dunkerque y Okinawa) y personajes relevantes de variado pelaje (Reinhart Heidrich y Desmond Doss, además de los mencionados), así como un revival camp de aquellos ambientes (sobre todo en vestuario y peinados), junto a una recuperación del género bélico aprovechando que la buena salud de los efectos especiales y los avances en tecnología digital, abaratan costes y garantizan espectáculo.

“DUNKERQUE”

Dos directores de prestigio consolidado, el también actor Mel Gibson y el muy solvente Christopher Nolan, han optado por meter su cámara en el campo de batalla, entre disparos, metralla, sangre y cuerpos destrozados.

El primero con Hasta el último hombre, biopic del joven médico militar estadounidense Desmond Doss (1919-2006) y primer objetor de conciencia en recibir la Medalla de Honor del Congreso, por su participación en la batalla de Okinawa contra las tropas japonesas, la más sangrienta del Pacífico, entre abril y junio de 1945. La protagoniza Andrew Gardfield, y Gibson dispuso de 40 millones de dólares para rodarla en Australia. La veremos en pocas semanas, aunque habremos de esperar a julio próximo para la superproducción Dunkerque del segundo, sobre la que hay máxima expectación por tener sentar en la silla de director al responsable de El caballero oscuro o Interestelar, con Tom Hardy, Mark Rylance y Kenneth Branagh en el reparto. Incluso rodó en la localidad francesa homónima para recrear la evacuación de más 330.000 soldados aliados hacía Gran Bretaña, entre mayo y junio de 1940, ante el avance del ejército de Adolf Hitler. Sobre quien estaba llamado a ser sucesor, y tercero en la línea de mando, el Obergruppenführer Reinhard Heydrich, conocido como El carnicero de Praga por su brutal represión sobre los checos, se centra Operación Anthropoid, la preparación del atentado mortal llevado a cabo en Praga el 27 de mayo de 1942. La dirige Sean Ellis, con Jamie Dorman de protagonista.

Ya había finalizado oficialmente el conflicto en el frente europeo, cuando en agosto de 1945, una joven médica francesa de la Cruz Roja, destinada entre los efectivos destinados a repatriar a sus compatriotas heridos, acude a una emergencia en un monasterio de clausura próximo a Varsovia y se encuentra con una dramática sorpresa: varias de las monjas están embarazadas tras el paso del Ejército Rojo… de Liberación. Se trata de un caso real recreado por Las inocentes a cargo de Anne Fontaine y protagonizada por Joanna Kulig.

“STEFAN ZWEIG”

Dos perfiles históricos distintos, pero vinculados al conflicto, tendrán su propia película. Para su segundo largo Stefan Zweig, adiós a Europa, como directora en solitario, la actriz alemana Maria Schrader, en coproducción con Austria y Francia, eligió la figura del prolífico y cosmopolita escritor vienés de origen judío, Stefan Zweig (1881-1942), muy beligerante con el nazismo, que el 22 de febrero de 1942, acordó suicidarse junto a su esposa, convencidos de que Adolf Hitler triunfaría en Europa, imponiendo así su siniestra cultura. El guion se centra sobre todo en sus años de exilio. Tómas Lemarquis y Barbara Sukowa tiran del cartel.

“DARKEST HOUR”

Otro autor que levanta pasiones, sobre todo por sus malabares visuales, es Joe Wright (Expiación, Ana Karenina…) que en Darkest Hour, cuyo estreno se prevé para finales de 2017, se centra en la figura de Winston Churchill (1874-1965), llevado al cine en numerosas ocasiones aunque en esta se centra en un momento crítico para Europa a causa de la invasión nazi. Muy beligerante con Hitler, en mayo de 1940 Churchill sumió la condición de primer ministro ante la dimisión de Neville Chamberlain y el guion recrea su firme decisión a oponerse a un acuerdo con Alemania y a liderar la resistencia aliada frente a las tropas hitlerianas. Para interpretarlo eligieron al actor Gary Oldman en una sorprendente caracterización. El reparto se completa con Ben Mendelsohn, Kristin Scott Thomas y John Hurt.

 

25 DE NOVIEMBRE. ee.UU. (2016) DIRIGIDA POR ROBERT ZEMECKIS. CON BRAD PITT Y MARION COTILLARD. 124 MINUTOS

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Hollywood abre el fuego de la II Guerra Mundial