«Si gobernasen las mujeres habría menos desigualdad»

Se inició como actriz profesional tras jubilarse como maestra. Con 82 años afronta con ánimo procaz el papel de la subversiva Althea en «La asamblea de las mujeres»


María Galiana la vida le regaló dos pasiones. Lejos de suponerle una quimera ha sido quien de combinarlas y disfrutarlas en plenitud. A la docencia, su auténtica vocación, se dedicó hasta los 65 años. Y a la interpretación, su mayor devoción, a partir de entonces. Su primer papel profesional, en la película Solas, le valió un Goya. Un año después apareció en su vida Herminia, el entrañable personaje al que da vida en Cuéntame. En el discurrir de la serie forjó amistad y complicidad con Juan Echanove, director de los dos últimos montajes teatrales en los que ha participado. El más reciente, La asamblea de las mujeres -junto a Lolita, Miriam Díaz Aroca, Pedro Mari Sánchez y Sergio Pazos-, una comedia escrita por Aristófanes y actualizada, eso sí, «en tono de juerga al aire libre y de chirigota de carnaval», que plantea una hilarante revolución femenina perpetrada por un grupo de mujeres que se cuelan en el Parlamento de Atenas disfrazadas de hombres al objeto de hacerse con el Gobierno.

-¿Cómo se ve de hombre?

-¡Uy!, la barba molesta mucho. No sé como será la verdadera pero la postiza molesta mucho (se ríe).

-En la obra su personaje dice que «ser hombre está sobrevalorado». ¿Está usted de acuerdo?

-En algunas sociedades sí. En la nuestra, hoy, francamente pienso que no. Soy consciente de que hay ciertos ámbitos en los que aún puede ser así. Pero en general creo que hoy los hombres y mujeres sufren y disfrutan por igual. Depende de las circunstancias.

-¿Cómo cambiaría el mundo si gobernasen las mujeres?

-¡Uf! Sería un arma de dos filos. Tenemos mucho más espíritu práctico, pero somos menos políticas. Si gobernasen las mujeres la sociedad tendría un reparto más equitativo, habría menos desigualdad. Pero quizá nos faltase un poquito de grandeza de miras, un poco de esa utopía tan masculina que a veces mueve montañas.

-En la obra de Aristófanes las mujeres asaltan en poder ¿Cuál sería la primera medida que usted tomaría?

-Haría hincapié en la igualdad a la hora de repartir la riqueza y en la educación. Sin educación y sin cultura ningún pueblo tiene futuro.

-¿El futuro es de las mujeres?

-Ojalá. De principio, estamos en el buen camino. Porque si comparamos las posibilidades y oportunidades que podía tener mi madre con las que tengo yo o las que puedan tener mis hijas y no digamos mis nietas, va un camino muy grande. Todavía queda mucho, lo sé, porque vamos muy poquito a poco. Pero estamos en el camino.

-Aunque escrito en el año 392 antes de Cristo el texto de «La asamblea de las mujeres» refleja muchas de las situaciones y contradicciones de la política contemporánea.

-Sí, por desgracia comprobamos que la historia es cíclica. Las sociedades no son capaces de recapacitar sobre lo que les ha acontecido en el pasado y volvemos a tropezar una y otra vez en la misma piedra. El discurso que Aristófanes sitúa en el Parlamento de Atenas podría trasladarse perfectamente a nuestro Parlamento de hoy.

-La obra se plantea por momentos en clave de chirigota. ¿Es recomendable teñir de humor cosas tan serias?

-Pues sí. Aristófanes era de lo más procaz y esta obra está planteada también en esa clave. Que no vaya a pensar la gente que se va a encontrar una obra clásica en unos términos literarios correctísimos. Literarios sí, pero correctos, regular.

-¿En qué se nota la mano de Juan Echanove?

-En que también es un lanzado y le gusta mucho el cachondeo, así que se pone el mundo por montera y traslada todo eso al escenario.

-Además de a Echanove también tiene con usted a Sergio Pazos, otro de sus compañeros de «Cuéntame»?

-¡Ah sí! Sergio tiene unas escenas maravillosas. La obra es muy coral pero Sergio es uno de los puntales de la función.

-Viendo como está discurriendo su carrera como actriz, ¿se arrepiente de no haberse dedicado antes a esta profesión?

-No, no... En absoluto. Yo he disfrutado muchísimo con los 38 años que le he dedicado a la docencia. Ha sido mi verdadera vocación. Aunque llevo estos últimos 16 años, desde que me jubilé, encantada de la vida estoy convencida de que mi realización personal y mi verdadero amor por el trabajo ha estado en la docencia.

HOY, 21 h. PONTEVEDRA. PAZO DA CULTURA ENTRADAS 18,25 EUROS

MAÑANA, 20 h. NARÓN. PAZO DA CULTURA ENTRADAS 23 EUROS

DOMINGO, 20 h. A CORUÑA. TEATRO COLÓN ENTRADAS 21,70 y 31,60 EUROS

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Si gobernasen las mujeres habría menos desigualdad»