«En el Viña Rock pensábamos que no vendría nadie, nos equivocamos»

Sudan y sienten su música. Los Zigarros se encuentran en un momento de gracia tras la publicación de su segundo disco, «A todo que sí», reconocidos como los nuevos referentes en cuanto a rock español se refiere. Un soplo de aire fresco que los ha llevado a colarse en los mejores escenarios de todo el territorio peninsular. Ahora, llegan con sus guitarras a nuestra comunidad


Dieron el aviso como Los Perros del Boogie, pero fue con su disco homónimo, Los Zigarros, cuando mostraron sus armas. No eran navajas o pistolas, eran acordes en séptima y dedos meñiques a ritmo de rock ‘n’ roll. Así funcionan los hermanos Ovidi y Álvaro Tormo; como una locomotora de vapor, alimentada por acordes de blues. Este sábado, su segundo disco, A todo que sí, resonará en las paredes del Náutico de San Vicente.

-Es difícil, pero los han aupado como la nueva banda del rock ‘n’ patrio, así que... ¿qué diablos es el rock ‘n’ roll?

-Puede ser muchas cosas. En inglés una cosa, en español otra, en italiano... Para nosotros se trata de una actitud, de transmitir y decir ciertas cosas. No lo sé bien, a los que nos gusta el rock creo que lo detectamos rápidamente. Es una música sin artificio.

-¿Lo ocultan los grandes medios?

-Desde luego ya se no ponen grupos. No ya rock, hablamos de música de este país. O son extranjeros o DJs. Realmente no hay bandas, no se pinchan. Hace 25 años no, pero la situación de España, ahora, está fatal.

-Muchas veces el público descubre el gusto por el rock de casualidad. Pasó con Fito -del que fueron teloneros toda una gira-, que hizo que de repente, todo el mundo volviera a adorar el género.

-Lo bueno que tuvo Fito es que a un montón de gente, de distinto estrato social, vital... hizo que le gustara el rock. Desde un fan de Extremoduro a una maruja que oye la radio en su casa. De repente había una reconexión con el género.

-¿Provocan también ustedes eso?

-Mucha gente adulta se nos acerca, y nos dicen que les recordamos a Burning, por ejemplo. Los más pequeños, que les mola, y a la gente que no escucha rock hay algo que les cautiva.

-En el ViñaRock, con un cartel en el que parecían una rara avis, lograron juntar a cientos de personas a las cinco de la tarde. Tiene mérito.

-Total. Pensábamos que no iba a venir nadie, pero nos equivocamos. Un chaval de 17 no tiene perjuicios, y estaba lleno de ellos. Son el corazón de esto, el motor del rock.

O GROVE. El Náutico de San Vicente. Sábado, 6 de agosto. 9 euros. 1 de la madrugada

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«En el Viña Rock pensábamos que no vendría nadie, nos equivocamos»