Noiserv: «Mi música podría ser de cualquier sitio, pero es como es porque soy portugués»

Podría ser por muchos motivos icono del hombre moderno: formado, culto, inquieto, seductor e individualista. En directo se presenta «sozinho» rodeado de aparatos de vanguardia y de otros casi infantiles con los que conforma una orquesta invisible. El músico portugués visita por primera vez Galicia para participar en Tui en el festival Música no Claustro


Más allá de las tópicas conexiones lusófonas existe un Portugal musical tan desconocido como cautivador. Entregarse a él sin tapujos se gratifica con descubrimientos tan fascinantes como Noiserv, el proyecto personal del lisboeta David Santos. Todo un tratado de exquisita modernidad escrito a veinte voces por una sola pluma. Su magnética capacidad de seducción tiene en su voz grave y en su gesto sereno su mejor reflejo. Ajeno a excentricidades, en directo se presenta solo, combinando 16 instrumentos en infinitos bucles. A fin de cuentas, resume en su condición de ingeniero, «la música son matemáticas». Si lo son, desde luego nunca como en su caso tuvieron tanta ni tan sublime capacidad de emoción.

-¿Cómo combina algo tan frío como la ingeniería electrotécnica con algo tan sensorial como la música?

-No lo sé muy bien. Esta forma de tocar a base de loops acaba por ser un poco como las matemáticas. Yo no llegué a la música a través de la ingeniería. Eso sí, a la hora de crear música me ayuda el saber cómo funcionan los instrumentos por dentro. Yo mismo he construido un sintetizador que a veces uso en las grabaciones de mis discos.

-¿No le agobia estar sometido a la disciplina del «loop»?

-Bueno, es una forma de tocar arriesgada, agotadora y nada fácil. Por eso a veces hay errores. Pero mi música asume ese riesgo y yo consigo sentirme libre dentro de esa presión que suponen los loops.

-¿Le molesta que le denominen «hombre orquesta»?

-No, al contrario. La gente que escucha mi música piensa que hay una orquesta detrás, nunca imagina que soy yo solo.

-¿No le gustaría arroparse con un grupo de músicos?

-El proyecto de Noiserv comenzó con mi voluntad de hacer algo solo, así que no tiene sentido tener a otras personas conmigo. Tengo un grupo con seis amigos que hacemos otro tipo de música y ahí sí tengo el registro de tocar en banda.

-«Se estás sozinho não tens ninguém a quen dizer adeus», titula una canción. ¿Tiene miedo a decir adiós?

-Tengo miedo de que las cosas se puedan acabar. No necesariamente la vida, sino lo que estoy haciendo. Puede llegar el día en que a la gente ya no le guste mi música y prefiero estar preparado para ello.

-El poeta Hugo Milhanas escribió «David es portugués, Noiserv no». ¿Está de acuerdo con él?

-Mi música podría ser de cualquier sitio, sí. Pero es así, sobre todo en su vertiente más emotiva, porque yo soy portugués.

-También se ha escrito que su música es ideal «para saborear os días cinzentos». ¿Qué le parece?

-La música tiene que funcionar bien todos los días y en todas las estaciones. Es cierto que mi música resulta un poco melancólica y que puede tener más sentido escucharla en invierno. No es música de fiesta y de sol, pero eso no significa que sea una música triste.

-¿Hay algo de terapia en su manera de componer e interpretar?

-Para una persona que vive de la música que hace claro que acaba por ser una terapia. Lo que espero es que también lo sea para las personas que me vienen a escuchar.

SANTIAGO. Gaiás. Viernes 5. 21 horas. Gratuito

TUI. Catedral. Sábado 6. 21.30 horas. Gratuito

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Noiserv: «Mi música podría ser de cualquier sitio, pero es como es porque soy portugués»