El Breogán se quedó lejos ante el Real Madrid de un triunfo que tampoco lo llevaría a la Copa (91-73)

FORZA BREO

Daniel Gonzalez | EFE

Los blancos ganaban de 30 en el tercer cuarto y los lucenses salvaron su orgullo con un brillante último período

27 ene 2023 . Actualizado a las 19:11 h.

El Río Breogán no pudo repetir hazaña. Se quedó fuera del cartel de la Copa del Rey tras el desenlace de una jornada que se resolvió de acuerdo a los pronósticos. El Gran Canaria y el Valencia se hicieron con las dos últimas plazas. La victoria de los levantinos ante el Zaragoza, consumada mientras se jugaba en el WiZink Center, hacía imposible la clasificación de un Breo que no tuvo ninguna opción de sorprender al Real Madrid por sus pésimos primer y tercer cuarto.

Los blancos necesitaban el triunfo para conservar la primera plaza, ser campeones de invierno y ganar un día de descanso en la Copa del Rey. Y esa necesidad quedó de manifiesto desde el salto inicial, en el que Edy Tavares salió victorioso ante Ethan Happ y permitió a Adam Hanga, en el sorprendente papel de base, estrenar el marcador con un triple y dar el primer empujón a su equipo. Agarrado a su músculo en la pintura y la efectividad en los triples, el cuadro madridista ya consiguió en los primeros compases dejar muy atrás en el marcador a un Breo tímido y con escasa inspiración ofensiva. Únicamente Nemanja Nenadic y Happ habían sido capaces de castigar el aro local hasta los últimos compases de la primera manga, cuando se desató el ciclón Yabusele, autor de nueve puntos consecutivos, y Lukovic convirtió el primer triple breoganista para dejar el marcador en 22-11.

El respiro resucitó el Breogán, que regresó a la cancha con mayor desparpajo, más energía defensiva y se puso a la altura de un Real Madrid que confiaba su suerte a su fondo de armario con la entrada en escena de clásicos como Rudy Fernández y Sergio Rodríguez. Sin Tavares, los blancos son más débiles bajo el aro y tanto Happ como Brajkovic supieron sacar ventaja. Un parcial de 0-7 permitió a los breoganistas volver a tener una desventaja por debajo de los 10 puntos (39-32) y obligó a Chus Mateo a pedir su primer tiempo muerto y devolver a la cancha a Tavares, su pívot más dominante.

El gigante caboverdiano firmó los últimos puntos del segundo período y los primeros del tercer acto, que comenzó con un parcial de 6-0 en dos minutos y medio. Mrsic paró el partido para espabilar a los suyos, pero sin éxito. El Breogán volvía ser un equipo muerte. Los exteriores del Real Madrid penetraban y hacían puntos con una comodidad extrema y el parcial creció hasta el 16-0. Lo neutralizó Sergi García cuado ya se habían gastado casi seis minutos y el Madrid ya le había puesto el candado al triunfo. Musa, con más protagonismo, estiró la diferencia hasta los 30 puntos (69-39).

El parcial de 28-9 convirtió la última manga en un trámite. Para el Río Breogán ya solo era una cuestión de orgullo. Debía evitar una derrota humillante. Y fruto de la relajación madridista y del ímpetu de los lucenses, así como de la irrupción de Erik Quintela, la desventaja fue menguado de forma incesante hasta tal punto de que a cinco minutos del final la afición del afición del WiZink Center no las tenía todas consigo (78-66). Tampoco Chus Mateo, que debió abroncar a su equipo para evitar males mayores. Con todo decidido, Ethan Happ infló sus números hasta cotas históricas en el Río Breogán.

Consulta aquí las estadísticas del partido