Calma y tiempo tiene el Breo para volver a su mejor nivel

Ricardo Hevia

FORZA BREO

Carlos Castro

25 nov 2021 . Actualizado a las 20:45 h.

Terminadas las vacaciones, el Río Breogán regresa al trabajo, aunque, en realidad, hasta el fin de semana no estará la plantilla al completo. Bueno, con la excepción de Musa, que decidió a última hora que su sitio estaba en la selección de su país. Una vez que parecen superados los contagios producidos por el coronavirus, la plantilla celeste regresa con todos sanos y listos para un trabajo muy duro, para afrontar con garantías un tramo final de la primera vuelta que será, como cada año, muy intenso.

Clasificarse para la fase final de la Copa sería un gran logro y el Breogán está en estos momentos en una óptima situación para soñar con estar en Granada el próximo 17 de febrero. Conseguir plaza en esa fase final supone ganar partidos y dejar prácticamente cerrada la salvación. Lo contrario alargaría este objetivo, sin duda el principal del equipo, aunque no conviene olvidar que nadie se conforma si ve peligrar la categoría. Porque nadie quiere perder el sitio en una competición del nivel de la Liga Endesa para subirse en la mediocridad de la LEB Oro. Qué bonitos son los fines de semana con partido en el Pazo o sabiendo que puedes ver al Breogán sentado plácidamente delante del televisor.

Todos los equipos se rearman. Ha habido cortes de jugadores y entrenadores por la razón expuesta antes, de que se hace siempre un último esfuerzo aunque a veces no sirva de mucho. ¿Cuántos cambios hizo el Breogán en su última aventura en la ACB para acabar descendiendo?