Palma, un rival que pasó de la opulencia a la estrechez

Ricardo Hevia

FORZA BREO

Óscar Cela

28 mar 2021 . Actualizado a las 16:47 h.

De la opulencia a las estrecheces. Ese camino se vio obligado a recorrer el Club Baloncesto Bahía de San Agustín. La pandemia le dejo sin sponsor y no tuvo más remedio que darse de baja en la competición hace un año. El pucherazo entre la ACB y la Federación Española de Baloncesto, la suspensión de la Liga LEB y que no había demasiados optantes para la temporada 2020-2021, le abrieron un hueco por el que se coló con más voluntad que presupuesto, que, según dicen, es el más bajo de la categoría.

La falta de recursos agudizó su ingenio: gente joven, salarios bajos y allá nos vamos. El maestro Pepe Laso aceptó el envite para hacer un trabajo de tecnificación como solo él sabe hacerlo. Y a su lado, Quique Fernández —cuántos viajes de Ponferrada a Lugo para trabajar, sin prisas ni agobios...—. El resultado está siendo espectacular. Recordemos. Solo una victoria en los siete primeros partidos, y en los once o doces finales, diez triunfos.

Y aquí están, en el grupo de los mejores, luchando por estar en el play-off. No les será fácil, pero mientras tanto continúan trabajando en su mejora y ya alcanzaron su primer logro, que no es otro que la tranquilidad de la permanencia. No van a bajar los brazos y no pensemos ni por un momento que hayan dada por terminada la temporada. Alguien se llevará más de un susto.